11.- ¡Eh, petrel! de Julio Villar

14.12.2012 09:33

 

       Como  indica el subtítulo ―Cuaderno de un navegante solitario―, no es un Cuaderno de Bitácora, es sencillamente una libreta donde el autor plasmó sus intimistas dibujos y anotó sus sensaciones y pensamientos.

       Un referente para muchas y muchos españoles de las generaciones nacidas entre los años 50 y 70 del siglo pasado.

    Julio Villar Gurrutxaga nació en San Sebastián en 1943. En los años sesenta  era un escalador reconocido por sus escaladas libres en solitario por toda Europa. Tras un grave accidente en la montaña, el mar le tentó. La empresa catalana Manufacturas Mistral S.A. le prestó una de sus unidades para que tratara de dar la vuelta al mundo en solitario*.

       Zarpó de Barcelona en la primavera de 1968 y, vía Canal de Panamá y Cabo de Buena Esperanza, llegó a Lekeitio el verano de 1972.   

                            

     Es probable que por aquel entonces, Julio fuese el primer navegante solitario en haber circumnavegado el globo exclusivamente a vela a bordo de un barco del tamaño del Mistral

      Editorial Juventud publicó este libro en 1974 y hoy en día, después de 10 ediciones y varias traducciones, se ha convertido en un clásico de su género.

      A modo de homenaje, he aquí una muestra:

    El barco avanza en silencio, con sus velas pálidas, llenas de luz de luna.

   Hoy, esta noche, en estos momentos, hay un equilibrio de amor y de silencios cantarines en mi alma.

   Hoy me siento un niño y no siento ningún cansancio de mi caminar por la vida. No siento estremecimiento al mirar lo que serán mis pecados dentro de cien siglos.

   Nada me falta, no hay nostalgias en mi alma, ni dolores en mis recuerdos, ni aprensiones en mis visiones del mañana.

  Quisiera que siempre como ahora me bastara con mi presente, sin grandes vanidades, ni especulaciones de futuro, ni ambiciones mezquinas, ni hambres innecesarias.

   Noche magnífica, que dueles, que emocionas, que humedeces mis ojos, que paseas por mí unos estremecimientos de placer que me hacen reír y respirar extrañamente.

   Noche magnífica, magnífica… que no me dejas dormir.

                                       

*Ver en esta misma página web:  SUPER MISTRAL y NOSEVE

 

    Fuentes:

¡Eh, petrel! de Julio Villar, editorial Juventud.

http://www.loreakmendian.com

http://www.editorialjuventud.es

http://www.libreriadenautica.com

http://www.blogseitb.com