5 (de 17 cartas de mar y amor)

06.03.2013 11:51

 

5.-

                                                               Atlántico Norte, 8-04-88

Bienquerida Jacqueline:

    Esta noche pasada ¡por fin! Han caído 5 peces voladores en cubierta de tamaño ya comestible. Uno ¡ha caído en la cara de Nacho! y cuatro en mi guardia. Desgraciadamente, el más gordito volvió al agua inmediatamente. De día vemos muchos y la verdad es que vuelan cantidad, planean más bien, como 200 m los que más. Supongo que es su defensa para escapar de los depredadores que los acechan (atunes y dorados). Su sabor es parecido al de las sardinas, pero de carne más fina. ¡A ver si sigue la racha!

    Estoy loco por pescar un dorado, los hay, los he visto, pero aunque me esfuerzo con los dos curricanes que llevamos a remolque, no hay modo. Hoy he fabricado con una cuchara sopera una imitación de pez que se mueve de lado a lado, de arriba a bajo y brilla mogollón; espero que funcione, me ha llevado toda la mañana prepararlo. Hoy también hemos visto un tiburón, como de tres metros, bueno, supongo que lo era ya que se le veía la aleta característica, pero estaba un poco lejos. También he visto, en mi guardia de 8 a 10, un gran bulkcarrier (granelero o mineralero).

    La singladura de hoy: 105 millas. El viento se va escaseando, pero mientras hagamos un mínimo de 100 millas diarios, ya nos vale, no tenemos prisa.

    El sol, por primera vez, a la hora del paso por el meridiano del lugar estaba en el norte, por que aunque no estemos todavía en el hemisferio sur, como la declinación es de 7º norte y estamos en latitud +/- 7º norte, se puede decir que nos hemos cruzado con el. La declinación es, más o menos, la inclinación de su órbita respecto al plano del ecuador terrestre. Varía en relación a la época del año, es máxima norte en verano y mínima sur en invierno en los solsticios, y 0 en los equinoccios de primavera y otoño. ¡Toma ya chulería astronómica!  La verdad es que estas cosas las conocía en teoría, pero al practicar la navegación astronómica te das cuenta realmente de su significado. Ahora, por ejemplo, al estar cerca del ecuador el sol esta mucho mas alto, lo que hace más difícil tomar su altura. En fin que estoy aprendiendo un montón, es apasionante esto de la navegación astronómica, si quieres el día que naveguemos juntos te enseñaré; de hecho no es difícil.

     Estamos terminando las reservas de wisky a base de carajillos después de comer, todos nos hemos aficionado. El de ahora, ¡a tu salud querida! Realmente la navegación en este océano es una delicia, pasan días sin tener que hacer maniobras en el velamen, todo lo contrario que en el Mediterráneo. Desde que salimos de Praia, el viento ha soplado siempre del mismo sector, del NNE al ENE, o sea que lo único que tenemos que hacer es cambiar ligeramente el rumbo; como quedan muchas millas por delante no hay problema, una delicia.

     Espero que no cambies de idea y vengas efectivamente a Brasil, ¿OK? Prometo no atosigarte con mi afecto si no viene al caso.

   El color del mar, pero, me gusta más el del marenostrum definitivamente, aunque todavía me gusta más el color y brillo de tus ojos cuando me miras.

     Cuídate mucho. Besos. Eres mi pelirroja preferida, honey. 

    Román

 

Ir a 6 (de 17 cartas de mar y amor)