Apuntes de una travesía en solitario -16-

26.02.2015 10:42

 

Índice de Artículos por entregas

 

 

XVI

 


Epílogo y apéndices

 

 

DESPUÉS

 

 

En junio de 1.990, trasladando un queche desde Sitges (Barcelona) a Natal (Brasil), hice escala en La Estaca. No vi a Finisterre, pero supe de él por su propietario: El especialista francés que iba a colaborar con Pepe en la reparación, resultó ser un aprovechado y el barco permanecía abandonado en el mismo lugar.

 

En 1.991 permanecí ocho meses en El Hierro, colaborando con el carpintero de ribera Agustín Mora y Pepe en la reparación y puesta a punto del Finisterre, quedando este en mejores condiciones que al zarpar de Buenos Aires. La nueva botadura tuvo lugar el 16 de agosto. Durante los dos meses siguientes, Finisterre demostró que no había perdido sus buenas cualidades haciéndonos disfrutar de excitantes navegaciones por las aguas de la isla.       

 

Después de los fastos del 92, mi ex-esposa Mercedes y yo nos instalamos en El Hierro, donde nació nuestro hijo.

 

En la primavera de 1.995 navegué por última vez en el Finisterre, ayudando a Pepe a trasladarlo a La Estaca. Fue como en los viejos tiempos: Contra los Alisios, con pantocazos, agua en la sentina, etc.

 

Tras un año de abandono, a finales de 1.996 lo vararon en el Puerto de La Estaca. Y ahí sigue.

 

Cada día, cuando desciendo de mi casa lo veo y me apeno. Pobre y hermoso barco que no tiene quien lo quiera.

 

Yo lo quiero. Y sufro por él y por lo que le hice. Cuando nadie me ve, me acerco, palpo su casco reseco y le digo: Te prometo que si este relato, del que eres protagonista, me proporciona algún dinero, tratare de hacerte navegar nuevamente compañero, pero esta vez será, te lo juro, “con” los alisios.

 

    R.S.M. La Estaca/Barcelona/Puerto Morelos, 1998/2001/2014         

 

 

APÉNDICE

 

 

   LA NAVEGACIÓN EN SOLITARIO

 

 

La navegación a vela proporciona una de las mayores cotas de libertad aprehensible en estos tiempos. La navegación oceánica nos devuelve la verdadera dimensión de las cosas y nos ofrece la posibilidad de plantearnos las grandes preguntas. Podría decirse que la navegación en solitario, además de todo lo anterior, nos acerca a las respuestas de esas preguntas. Así, la navegación oceánica a vela en solitario es el súmmum de la libertad y un medio para alcanzar el conocimiento. Y para espíritus aventureros, es un atractivo desafío y una prueba inmejorable.

 

¿Se necesitan aptitudes especiales? No creo, únicamente ser conscientes de los riesgos y trabajos a los que nos veremos sometidos y sabernos capaces. Se podrá decir que es preciso ser algo solitario por naturaleza. Yo diría, más bien, que hay que saber estar solo, que no es lo mismo.

Es obvio que habrá que estar sano física y mentalmente, pero esta clase de navegación no es muy diferente que la navegación con poca tripulación, con algunas particularidades, a saber:

El sueño o la falta de sueño. Este es el problema principal, aunque todo es relativo, dependiendo de cada cual. Conocí a un inglés loco que dormía 8 horas de un tirón, aunque, algunas veces al levantarse encontraba el barco en facha o a un rumbo opuesto... Cada cual decidirá los riesgos que quiere asumir, pero está claro que, aún esforzándose uno al máximo, siempre habrá momentos en que se esté completamente a merced del azar. De cualquier modo, estoy convencido que no es más arriesgado que circular por una autopista de acceso a una gran ciudad en domingo, por ejemplo. Dependiendo de la zona por donde se navegue, habrá que estar más o menos vigilante, poniendo especial cuidado estando cerca de la costa. Simple cuestión de sentido común.

La caída por la borda. Hay especial riesgo cuando se está muy relajado. De hecho, navegando en barcos pequeños, solos o acompañados, deberíamos tener los sentidos siempre alerta. Por otro lado, no creo que haya diferencia entre caer al mar estando solo o con compañeros, si estos no están en ese momento en cubierta y mirándonos y, aún así, si es de noche y con mar formado...

El agotamiento. Muy peligroso. Cuando se está agotado, se vuelve uno torpe y lento de reacciones. El cuerpo humano resiste mucho, pero es  fundamental dormir, aunque sea poco, cómodo y seco. La alimentación no debe descuidarse bajo ningún concepto. Hay que comer caliente diariamente, sea cual sea el tiempo que suframos. Si a pesar de dormir seco y comer caliente nos agotamos, no debemos dudar en ponernos a la capa y descansar.

 

Aunque es aconsejable una cierta experiencia de la mar, la navegación y la vela, no es imprescindible. Conozco gente que se ha lanzado a efectuar largas travesías sin ninguna experiencia previa.

De hecho el mayor riesgo para el novato —también para el experto— es la navegación cerca de la costa. Una vez se ha zarpado y librado de la costa, hay mucho tiempo para aprender de los propios errores, para experimentar y para reflexionar. En Búzios conocí a un francés que venía navegando desde Marsella y aplicaba de manera equivocada la declinación magnética... Otro francés navegó de Cádiz a Las Palmas por estima y ¡sin compás! Es conocida la anécdota de Naomi James, la primera mujer en dar la vuelta al mundo en solitario, descubriendo que las distancias había que medirlas en la escala de latitudes, después de tres meses de navegación...

Se puede abundar en lo mismo respecto a las titulaciones necesarias. Es aconsejable obtener algún título deportivo para no tener problemas con “nuestras” autoridades marítimas. Personalmente he navegado por diversos países como patrón, y jamás me han pedido que enseñara mi título o carnet, únicamente el pasaporte y la documentación del barco. Por otro lado, hasta hace bien poco no había examen práctico, con lo que la obtención del título no garantizaba que el titulado supiese realmente navegar.

 

¿Qué proporciona la navegación en solitario? Más arriba ya se han apuntado algunas respuestas, pero cada cual sabrá las suyas. A mí me ha dado respeto y amor al mar. Conocimiento y aceptación de mí mismo, con todas las limitaciones y miserias. Paciencia. Perseverancia. Humildad —especialmente después del naufragio—. Amor a la naturaleza. Y, sobre todo, libertad sin límites.

 

La mar puede ser una fuerza colosal, es casi siempre exigente y requiere considerable tesón, especialmente en solitario y en barcos pequeños. Pero también es amor, sensibilidad y enseñanza. Puede ser implacable, pero algunas veces concede segundas oportunidades. Sólo tenemos que aprender a escuchar y sentir la mar, el barco y a nosotros mismos. Cuando esto se olvida, se paga un alto precio, como bien aprendí en mi necio naufragio: Como había cruzado el Atlántico en solitario, creía que ya lo sabía todo, que podía afrontar cualquier reto…

 

Resumiendo: La navegación en solitario es una experiencia altamente enriquecedora. Está al alcance de cualquier persona normal que realmente lo desee, requiriendo un aprendizaje más o menos largo en función de la persona y sus circunstancias. Como en cualquier otra actividad en la vida, no todos seremos aptos, pero si no lo intentamos, jamás lo sabremos. En todo caso, en solitario o acompañado: “Navigare necesse est”.

 

 

RESUMEN DE NAVEGACIÓN


de viaje

     DE

      A

Días

Ho-

ras

Millas

Velo-cidad  Prome-dio

  Prom

  Diario

Mejor Singla-dura

Peor Singla-  dura

1

B. Aires

B. Aires

1

3

110

4,44

-

-

-

2

B. Aires

I. Sao Sebastiao

15

15

1221

3,39

82

125

27

3

I. Sao Sebastiao

Isla Grande

2

7

220

4

96

-

-

4

Isla Grande

Búzios

1

20

200

4,55

-

-

-

5

Búzios

Vitoria

2

7

190

3,45

83

-

-

6

Vitoria

Abrolhos

2

6

196

3,63

87

108

-

7

Abrolhos

Morro de S. Paulo

3

14

282

3,27

74

89

53

7 bis

Morro de S. Paulo

Isla Frade

1

4

128

4,44

-

-

-

   8

 Isla Frade

  Noronha

    9

   12

   752

  3,3

   80

  114

 52

9

Noronha

Praia

15

10

1498

4,05

96,4

137

15

10

Praia

Sal

3

17

240

2,7

-

-

-

11

Sal

La Estaca

21

2

1003

2

45,5

88

19

11 bis

La Estaca

La Restinga

-

2

10

4,6

-

-

-

 

 

TOTAL

79

21

6050

3,15

75,7

137

15

 

  Las distancias son líneas rectas entre situaciones meridianas, no se han contado bordos.

  De las 6.050 millas navegadas, 4.490 lo son “en solitario”.

 

 

Menos que una BIBLIOGRAFÍA

 

 

De la amplísima bibliografía existente sobre los temas tratados en este relato, he aquí algunas obras notables:

 

Chichester, Francis. Gipsy Moth.

Coles, Adlard. Navegación con mal tiempo.

Blanco, Enrique. La Gesta del Evalú.

Bougainville, L.A. Viaje alrededor del mundo.

Calahan, H.A. Aprendiendo a navegar a vela. 

Dana, R.E. Dos años al pie del mastil.

Darwin, Charles. L. El viaje del Beagle.

Dumas, Vito. Los cuarenta  bramadores.

Guillain, F. y Ch. Felicidad en la mar.

Gerbault, Alain. En persecución del Sol. 3 tomos.

Herrmann, Paul. Grandes exploraciones geográficas. 2 tomos.

Heyerdahl, T. La expedición de la Kon-Tiki. Aku-Aku.

Janichon, Gerard. “Damien” du Spitsberg au Cap Horn.

Lee Graham, Dove.

Massacrier, Jacques. Partir.

Meiss-Teuffen. Navegando a los cuatro vientos.

Jiménez Díaz, Alejandro. La primera vez.

Moitessier, Bernard. Un vagabundo de los mares del sur. Cabo de Hornos a la vela. El largo viaje.

Slocum, Joshua. A bordo del Spray.

Robertson, Dougal. Vida o muerte en la mar.

Roig, Emerencià. La marina catalana del vuitcents.

Tabarly, Eric. Manual de maniobra. Victoria en solitario.

Ugarte, José Luis. El último desafío.

Van de Kerchove, Nicole. Siete veces la vuelta al sol.

Vidal, Enrique. Contra viento y marea.

Villar, Julio. ¡Eh, petrel!

Voss, John Claus. Aventuras en el paraiso.

Willis, William. Solo en mi balsa.

 

Mención aparte merecen aquellos libros de reputados escritores que amaban el mar, como Joshep Conrad, Josep Pla, Jack London, Robert Louis Stevenson y Pio Baroja.

 

(Ver también; “Libros que todo NOSEVE, si no lo ha hecho, debería leer” del artículo "La Navegación Oceánica en Solitario En VEleritos -NOSEVE-").

 

 

ABREVIATURAS

 

Ai, ai, altura instrumental.

Ac, altura calculada.

Ao, altura observada.

A.ap, altura aparente.

aux, auxiliar.

Av, altura verdadera.

Bom/h, bombadas achicadas por hora.

C, corrección por refracción, paralaje y semidiámetro.

cd, corrección por diferencia.

CT, Corrección total [(en grados + o -) (CT= dm + )].

C1,C2 y C3, Correcciones a aplicar a la Ao de la Polar.

d, corrección por depresión.

Dc, distancia cenital,

Dec, declinación.

DEC, declinación.

DESP, Despejado.

Diff, diferencia.

DR, Situación estimada.

DS, distancia recorrida en la singladura (de meridiana a meridiana).

DT, distancia total recorrida.

Ea, estado absoluto.

ei, error de indice o error instrumental.

GHA, ángulo horario de Greenwich.

GHL, ángulo horario local.

h, horas.

Hc, altura calculada.

HG horario en Greenwich.

HL, horario del lugar.

l, latitud.

L, longitud.

man y mer, mantequilla y mermelada.

m, minutos.

MJDA, marejada.

N y C, nubes y claros.

PD, promedio diario en millas.

pol, Polar.

pp, punto aproximado, punto próximo.           

Rvr, rumbo verdadero resultante (en la singladura).

s, segundos.

z, distancia cenital.

Za, azimut de aguja.

Zn, azimut náutico (verdadero). 

                       

 

SÍMBOLOS

 

Υ Aries o punto vernal.

δ Declinación.

* Estrella.

JSol

O Sol, limbo inferior.

O Sol, centro.

Venus.

 

      ©Román Sánchez Morata 1998-2001-2013

 

Ir al capítulo anterior


Ir al primer capítulo

 

Ir al capítulo noveno

 

Ir al índice de Artículos por entregas