El arte de fondear o El fondeo no es feo -2- Fondeaderos. Sistemas de fondeo.

05.12.2015 19:14

 

Foto de https://www.uschamber.com

 

2

 

Fondeaderos. Sistemas de fondeo

Si bién es posible fondear en casi cualquier lugar (vi hace unos años en el Mediterráneo, un gran petrolero fondeado sobre más de mil metros de profundidad), excepto en situaciones de emergencia, lo normal es hacerlo en los fondeaderos.

Fondeadero interior en el puerto natural de Mahón (Menorca)

Foto de https://buenaventuramenorca.files.wordpress.com

 

Los fondeaderos, indicados en las cartas náuticas con un ancla impresa, son lugares, que por su profundidad, calidad del fondo y resguardo de determinados vientos, resultan adecuados para fondear un barco.

 

La información proporcionada por las cartas y los derroteros, las condiciones atmosféricas reinantes, el conocimiento del barco y su propio criterio, determinarán la elección del fondeadero por parte del patrón o capitán. Si éste último es prudente, escogerá también un fondeadero alternativo. Como ejemplo, veamos que dice el Derrotero español nº 4 (1975), página 169 del capítulo III, Archipiélago de las Canarias:

Los fondeaderos pueden ser abiertos o cerrados, naturales —la mayoría— o artificiales, con buen o mal tenedero, abrigados o expuestos, tranquilos o atestados, etc., etc.

Fondeadero de las islas Baleares en verano. Foto de http://static.aboattime.com

 

La elección de fondeadero es el paso previo para preparar el sistema de fondeo. Es determinante el tipo de fondeadero y las condiciones atmosféricas reinantes o previsibles. También es determinante la duración prevista de la estancia en el fondeadero. No es lo mismo fondear unas horas para reparar una averia que hacerlo para hivernar; ni lo es fondear en un fondeadero abrigado de todos los vientos que hacerlo en uno abierto a una porción de ellos con posibilidades de tener que salir zumbando por un súbito salto del mismo. Más adelante ampliaremos el tema y veremos algunos ejemplos.

 

Los elementos que componen el sistema de fondeo, equipo de fondeo o fondeo de una embarcación menor —de eslora inferior a 60’ (18 m) o de desplazamiento inferior a 40 t— son, empezando por la parte más alejada del ancla:

El pozo de anclas, el espacio donde se estiba la línea de fondeo y, en ocasiones, el o las anclas. Suele estar situado en la proa, por encima de la línea de flotación y con imbornales en la parte inferior para que escurra el agua.

Foto de http://perso.wanadoo.es

 

En las embarcaciones más grandes y/o que llevan una extensa línea de fondeo compuesta exclusivamente por cadena, en lugar de pozo de anclas, llevan caja de cadenas. Un compartimento —en ocasiones estanco— para almacenarla, situado bajo cubierta, en la vertical del molinete y generalmente a popa del mamparo de colisión. La parte inferior de dicha caja está conectada, a través de una vàlvula o grifo, con la sentina principal del barco o con un sistema de achique independiente. La cadena atraviesa la cubierta mediante una gatera.

Foto de http://sailandtrip.com

 

Para evitar o minimizar los impactos de la cadena y el ancla, conviene forrar el fondo y los laterales del pozo de anclas o de la caja de cadenas con material flexible.

La línea de fondeo puede estar constituida por cadena, cabo o una combinación de ambos, pero exceptuando determinadas situaciones en ríos, la longitud de la línea de fondeo siempre debe contar con 4 metros o el 10% de cadena como mínimo. El peso de la cadena contribuye a que la línea trabaje con el menor ángulo posible respecto al fondo y que, por tanto, el ancla trabaje adecuadamente. En fondos rocosos o de coral también evita que estos corten el cabo de fondeo. La cadena debe de ser de eslabones soldados de acero galvanizado en caliente. Catorce milímetros es el diámetro máximo que se suele utilizar en embarcaciones menores. Dependiendo del tipo de acero, acabado y grosor del galvanizado, cada metro de cadena de 14 mm sin contrete pesa entre 3,6 y 4,5 kílogramos.

Si se utiliza molinete, la cadena tiene que ser calibrada.

Foto de http://tiendanautica.lamarencalma.com

 

El diametro y longitud, tanto de la cadena como del cabo, serán los adecuados al tonelaje del barco. He aquí una escala orientativa de anclas, cabos y cadenas. Y aqui otra de cargas para cadenas sin contrete.

Lo mejor es una línea de fondeo integrada únicamente con cadena. Esta formará una catenaria que actuará como un amortiguador y hará trabajar el ancla en las mejores condiciones.

Si no disponemos de molinete o cabestrante, el peso del ancla y los últimos metros de la línea de fondeo estará limitado por la profundidad del fondeadero y el número de tripulantes disponibles para la maniobra de levar. Por ejemplo: Supongamos que un navegante solitario a bordo de un barco de 7 toneladas tiene que fondear en el único fondeadero de una isla abrupta y montañosa cuya profundidad es de 20 metros. Cuando leve el fondeo y el ancla quede en pendura, tendrá que halar del peso del ancla + el peso de la cadena. Dependiendo del peso y constitución, una persona normal puede tirar con relativa comodidad de un peso de entre 15 y 30 kilos o esforzándose entre 20 y 40 kilos. Si su ancla pesa 20 kg y dispone de varios tramos de 8 metros de cadena de 10 mm, únicamente podra utilizar uno de estos, pues pesará casi lo mismo que el ancla.

Para unir el arganeo del ancla con la cadena y esta con el cabo de fondeo, se utilizan grilletes del diámetro adecuado a la cadena, preferentemente de acero galvanizado pues los de acero inoxidable, sometidos a los efectos combinados del agua de mar y los tirones, se rompen con mayor facilidad. Excepto en fondeos de muy corta duración, es necesario asegurar los bulones de los grilletes con alambre, pues sometidos estos a reiterados tirones pueden llegar a desenroscarse completamente. Conviene también, en fondeos con gran longitud de cadena, intercalar un grillete sacavueltas o un eslabon giratorio, a poder ser también de acero galvanizado. Es una buena costumbre invertir los chicotes de la cadena cada cierto tiempo. Se iguala el desgaste y se aprovecha para limpiar la cadena y el compartimento.

Foto de http://www.accastillage-diffusion.com

 

Para unir tramos de cadena se utilizan o bien grilletes especiales o eslabones —atornillados o remachados— de unión.

Eslabón —para remachar— de unión

Foto de http://www.accastillage-diffusion.com

 

Téngase en cuenta que un sistema de fondeo tendrá la resistencia que tenga su parte más debil, así que se procurará que todos los componentes sean proporcionados.

Los cabos de fondeo conviene que sean de buena calidad, resistentes a la abrasión, con algo de flexibilidad y de tres o más cordones. Pueden ser de nailon, poliéster (terylene o dacron) o polipropileno; este último material es menos resistente que los anteriores y flota, pero es mucho más barato. He aqui una tabla para calcular la carga de rotura de los cabos

La unión de la cadena y el cabo puede hacerse con un ayuste cabo-cadena (el cabo tiene que ser de tres cordones como mínimo) o con una ligada o costura de gaza con guardacabos + grillete.

Foto de http://alain.fraysse.free.fr

Foto de http://www.depositohidrografico.com

 

No estará de más proteger con cordel, cuero u otro material la costura o ligada. Siempre que sea posible se evitarán los nudos ya que estos disminuyen la resistencia de los cabos. Si no hay otro remedio, se utilizará el nudo o vuelta de rezón con preferencia.

La longitud de la cadena se suele medir en “grilletes”. Un grillete equivale a 15 brazas o 27,4 metros.

Si la línea de fondeo es integramente de cadena y esta es de 10 o más milímetros, para levar se hace imprescindible el uso de un molinete o cabestrante. Los mejores y más potentes (también los más pesados) son los hidráulicos. La bomba de aceite que proporciona la energía hidráulica para mover el molinete o está conectada al motor principal mediante un embrague accionado a distancia o la mueve un motor eléctrico anclado al mismo molinete. En general estos aparatos se usan únicamente con cadena de 12 o más milímetros y en barcos por encima de las 30 toneladas.

Foto de http://www.blanchadell.com

 

Los molinetes horizontales o verticales —cabestrantes— eléctricos son suficientes para cadenas de 8 a 12 mm.

Foto de http://cdn3.volusion.com

Foto de http://floatways.com

 

Para evitar caidas de tensión, conviene que los cables de alimentación sean de diámetro muy generoso o que la batería que los alimenta esté situada muy cerca del aparato.

Los molinetes manuales sirven perfectamente para cadenas de 8 a 12 mm, únicamente habrá que tener más paciencia pues funcionan con mucha lentitud. Si disponen de dos velocidades, la maniobra se agiliza un poco.

Foto de http://www.aventuramar.es

 

Sea del tipo que sea, estará bien afirmado sobre una buena base y los pernos de sujección atravesarán la base, la cubierta y por lo menos un bao u otra pieza estructural del barco. Dispondrá necesariamente de freno y el barbotén podrá desembragarse del cabirón.

Terminada la maniobra de fondeo o de leva, la cadena se hace firme en el estopor. En su defecto se afirma, mediante un cabo y un nudo de boza o un nudo prusic o un gancho, a una cornamusa, bita o bitón.

El escobén es un tubo que, atravesando la cubierta de proa y la amura o la roda, aloja la caña de las anclas sin cepo y permite la salida de la línea de fondeo.

Foto de http://photos1.blogger.com/

 

Cuando se usan anclas con cepo, no hay escobén y la línea o líneas de fondeo salen por una gatera.

Foto de  http://www.rgbstock.es/

 

En los barcos de recreo modernos la línea de fondeo abandona el barco mediante una guía o un puntero —fijo o basculante— que, en este último caso, también puede facilitar la estiba del ancla.

Guía de rodillos

Foto de  http://www.latiendadelnavegante.com

Puntera o puntero basculante

Foto de http://www.depositohidrografico.com

 

Los buenos barcos, en el escobén tienen agua a presión para baldear la cadena a medida que pasa por él; en el resto, nos apañaremos con la manguera o el balde.

Al final de la línea de fondeo nos encontramos con el elemento principal e imprescindible del sistema de fondeo: El ancla. Dejaremos para la próxima entrega el anàlisis de los diferentes tipos existentes y ahora sólo mencionaremos las categorías en que se pueden clasificar, categorías extensibles a sus correspondientes líneas de fondeo:

Ancla principal o de leva. La mejor y más pesada de a bordo.

Segunda ancla. La siguiente en peso y eficacia que se suele usar en las maniobras de aguas confinadas o portuarias y en fondeos de corta duración.

Ancla de esperanza. La disponible cuando han fallado las dos primeras.

Ancla de respeto. La que se lleva estibada en la bódega o en la sentina como repuesto de una de las anteriores.

Anclote. Toda ancla más ligera que las anteriores y que se utiliza en maniobras auxiliares (como acostar el barco, separarlo del muelle, etc.) en las que se suele fondearla desde el bote auxiliar o el chinchorro.

Para terminar, una breve ojeada a los, digamos, complementos del fondeo.

Orinque. Cuando queramos señalar la posición de nuestra ancla o preveamos dificultades para hacerla zarpar, prepararemos un orinque que no es más que un cabo ligero —de longitud superior a la sonda del lugar + la amplitud de la marea— amarrado por un extremo a un boyarín y por el otro a la cruz del ancla.

Foto de http://www.isndf.com.ar

 

Guantes. Nos ahorraremos algunos disgustos si siempre utilizamos guantes de trabajo en las maniobras de fondeo.

Foto de http://www.equipamientolaboral.com

 

Gafas y tubo de buceo. Para comprobar el agarre del ancla o para liberarla de algún enredo.

Ecosonda. Instrumento que mide la profundidad. Puede ser luminoso, de papel o con pantalla. Para fondear, creo que el mejor es el más simple —el luminoso— por su bajísimo consumo y por la fácil lectura de su escala menor.

Foto de http://mlu-s1-p.mlstatic.com

 

Sondaleza y escandallo. Una sonda manual que, bien usada, es infalible.

Foto de http://www.depositohidrografico.com

 

Luces y marcas. El Reglamento Internacional para Prevenir los Abordajes en la mar (RIPA), en su Regla 30 —Buques fondeados— dice que todos los buques de eslora inferior a 50 metros están obligados a exibir en el lugar más visible de la parte de proa, una luz blanca todo horizonte o una bola negra si es de día. Estan exentos de esta obligación las embarcaciones menores de 7 metros de eslora cuando estén fondeados en un lugar que no esté dentro ni cerca de un canal angosto, paso, fondeadero o zona de navegación frecuente.

Las líneas de fondeo se marcan de manera vistosa. Cada grillete —15 brazas o 27,4 metros—, cada decena de metros o cada 5 brazas de línea de fondeo se marca mediante un código conveniente para saber en todo momento la cantidad que hay en el agua.

Cartas y derroteros. Ya hemos visto más arriba que son documentos imprescindibles para escoger el fondeadero más adecuado.

 

    Román Sánchez Morata. 05-12-2015

 

3ª entrega:

Tenederos y anclas

 

Volver a 1 - Introducción. Historia sucinta

 

Índice de artículos por entregas

Fuentes:

archivos propios

http://enavales.com

http://www.rtrillo.com

https://www.logismarket.com.mx

http://www.fondear.org