El desastre naval de las islas Sorlingas de 1707

17.07.2014 00:24

 

20.- El desastre naval de las islas Sorlingas de 1707

 

      En las Islas Sorlingas ha habido muchos desastres navales (más de 250 naufragios en sus aguas registrados a partir del año 1305), pero éste artículo se refiere concretamente al de 1707. Dicha tragedia marítima es, sin considerar las acciones de combate, el mayor desastre que ha sufrido la Royal Navy en toda su historia. Este terrible episodio es poco conocido, especialmente en el mundo de habla hispana, debido principalmente a su antigüedad, pero fallecieron más personas que en los naufrágios de los trasatlánticosTitanic o Empress of Ireland.

Mapa: http://upload.wikimedia.org/

 

        Las Islas Sorlingas (Isles of Scilly en inglés, Ynysek Syllan en córnico, les Sorlingues en francés y Scillonia Isles en el inglés de los lugareños) están situadas a 28 millas al WSW de Land’s End, la punta más suroriental de Gran Bretaña y de Cornualles.

Imagen: http://4.bp.blogspot.com/

 

        Las Sorlingas son un archipiélago de 5 islas habitadas y 140 islas, islotes y rocas deshabitadas con una superficie total de 16,33 km². En las islas viven algo más de 2000 personas. 

 

        Las Islas Sorlingas señalan el limite noroccidental del Canal de la Mancha (la Isla de Ouessant señala el suroccidental).

Imagen: http://upload.wikimedia.org/

 

        La amplitud de las mareas es considerable, alcanzándose los 6 metros en siciguias, en consecuencia las corrientes de marea pueden ser importantes. Climatológicamente hablando, los peores meses son octubre, noviembre, diciembre, enero y febrero.

Castillo de Cromwell en la Isla Tresco. Foto: Paul Endicott - http://www.tresco360.co.uk

 

        Desde 1858 funciona un faro en una de las rocas situadas al SW del grupo, la Bishop Rock, punto de recalada y faro más occidental y septentrional del Canal de la Mancha.

Foto: http://dockyardventurers.files.wordpress.com/

 

        El Arrecife “Seven Stones Reef” se considera comprendido en las aguas de las Islas Sorlingas aunque realmente se encuentra a 7 millas al ENE de ellas (y a 15 millas al W de Land’s End). 

 

        El arrecife rocoso tiene una extensión de aproximadamente 2 millas de largo por 1 de ancho. Desde 1841 un barco faro señala su límite oriental.

Foto: http://1.bp.blogspot.com/

 

        En las aguas de las islas han naufragado buques de todo tipo y de casi todas las nacionalidades ―con sus pequeños o grandes dramas―, he aquí una pequeña muestra:

     El buque de la Compañía Holandesa de las Indias Orientales (VOC) Hollandia (750 toneladas, tipo spiegelretourschip) en su viaje inaugural de Amsterdam a Batavia en 1743, naufragó en la laja Gunner, cerca de la isla Annet con la pérdida de 276 vidas.

    El 24 de junio de 1871, la barca de acero bilbaina Primo II, con carga de azúcar y en ruta desde La Habana a Greenock (Escocia), colisionó contra el arrecife de Seven Stones hundiéndose rápidamente con un único superviviente.

    En enero de 1874, la barca británica de 4 mástiles y 845 toneladas GRT Minnehaha, en ruta de Callao a Dublín, naufragó en Peninnis Head, St Mary’s Island con la pérdida de 10 tripulantes.

El Minnehaha varado en St Mary’s. Foto: http://www.theguardian.com/

 

        En mayo del siguiente año, el vapor trasatlántico alemán de 3.421 toneladas (uno de los mas grandes y modernos de la época) Schiller, en ruta entre Nueva York y Plymouth, naufragó en las Retarrier Ledges ―lajas, escollos― (al SW de Bishop Rock) con la pérdida de 335 personas.

Imagen: http://www.wrecksite.eu/

 

        La Thomas W. Lawson, única goleta del mundo de 7 mástiles, en ruta de Filadelfia a Londres, naufragó el 14 de diciembre de 1907 con la pérdida de 16 tripulantes y el práctico de las islas a bordo. Sólo sobrevivieron el capitán y el maquinista. (más detalles en el artículo “El Thomas M. Lawson, 100 años de un naufragio”).

Foto: http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons

 

        El naufragio del petrolero “ Torrey Canyon ” en el Seven Stones Reef  en 1967 supuso un desastre ecológico de proporciones antes nunca vistas (ver el artículo “Un negro asunto” de Luis Jar Torre). 

Foto: http://www.grijalvo.com/

 

        En 1983, a causa de la niebla, un helicóptero comercial anfibio se estrelló contra el mar ─naufragó─ a unas 2,5 millas del aeropuerto de la isla de St Mary’s. Fallecieron 20 personas y se salvaron 6.

Helicóptero parecido al del accidente. Foto: http://upload.wikimedia.org/

 

         Pero la mayor tragedia marítima de las islas Sorlingas es, sin duda, la que da título a este artículo.

       El desastre naval de las Islas Sorlingas de 1707 denomina los sucesos acaecidos el 22 de octubre de 1707 que condujeron al hundimiento de una escuadra británica en aguas de las mencionadas islas. Fue  uno de los peores desastres marinos de la historia de las Islas Británicas con la pérdida de cuatro grandes barcos y más de 1.400 marinos en medio de una meteorología tormentosa. Posteriormente se determinó como principal causa del desastre la incapacidad de los navegantes para calcular con exactitud sus posiciones.

 

       En el verano de 1707 —durante la Guerra de Sucesión Española y tras la fallida operación sobre Tolón—, el Almirantazgo dispuso el retorno de la escuadra británica de apoyo naval que había hecho un buen papel e infligido notables daños a la flota francesa.

       A finales de octubre la flota se dio a la vela desde Gibraltar con destino a Portsmouth. La agrupación naval, bajo el mando de Sir Cloudesley Shovell, estaba compuesta por 15 buques de línea (Association, Royal Anne, Torbay, St George, Cruizer, Eagle, Lenox, Monmouth, Orford, Panther, Romney, Rye, Somerset, Swiftsure y Valeur), 4 brulotes  (Firebrand, Griffin, Phoenix y Vulcan), el balandro Weazel y el yate Isabella.

Sir Cloudesley Shovell. Foto: http://upload.wikimedia.org/

 

        La flota de 21 barcos de Shovell dejó Gibraltar el 29 de setiembre, con el navío de su majestad (her magestic ship o HMS) Association como su buque insignia, el HMS Royal Anne  como buque insignia del Vicealmirante Sir George Byng y el HMS Torbay  como buque insignia del Contralmirante Sir John Norris.

       La travesía estuvo marcada por el extremado mal tiempo con constantes borrascas y temporales.  Según la flota se adentraba en el Atlántico y cruzaba el Golfo de Vizcaya en su ruta hacia Inglaterra, el tiempo empeoraba y las tormentas gradualmente alejaban a los barcos de su derrota prevista.

      Finalmente, cuando la escuadra embocó el Canal de la Mancha en la noche del 2 de noviembre, los navegantes de Shovell se creyeron en la última etapa del viaje, pensando que estaban navegando con seguridad al oeste de Ouessant. Sin embargo, debido al mal tiempo experimentado —causante de derivas y abatimientos— y a que el cielo había permanecido cubierto impidiendo tomar alturas astronómicas precisas, la posición estimada era muy errónea. La escuadra se encontraba fuera de la derrota prevista y acercándose a las Islas Sorlingas. Antes de darse cuenta del error y sin tiempo ni espacio para corregirlo, la cabeza de la flota se estrelló contra las rocas y se perdieron 4 navíos.

Islas Sorlingas. Las Rocas del Oeste, Rocas Crim y Roca Bishop son las de la parte baja de la izquierda. Foto: NASA

 

      El HMS Association, un buque de línea de segunda clase con 90 cañones al mando del Capitán Edmund Loades, se estrelló a las ocho de la noche contra la Roca Gilstone exterior, frente a las Rocas del Oeste, hundiéndose y ahogándose la totalidad de la tripulación, unos 800 hombres incluyendo el propio Shovell.

Grabado del siglo XVIII con el HMS Associationen el centro. http://en.wikipedia.org/

 

        El HMS Eagle, un buque de línea de tercera clase con 70 cañones mandado por el capitán Robert Hancock, colisionó contra las Rocas Crim y se perdió con toda la tripulación en Tearing Ledge, entre las Rocas del Oeste, hundiéndose a pocos cientos de metros de la Roca Bishop. 

Peaked Rock, una de las Crim Rocks, la tierra más occidental de Inglaterra, al fondo puede verse el faro de Bishop. 

Foto: http://en.wikipedia.org/wiki

 

         El HMS Romney, un buque de línea de cuarta clase con 50 cañones mandado por el Capitán William Coney, abordó Bishop Rock y se hundió con un único superviviente.

HMS Romney. Imagen: http://www.wrecksite.eu/

 

       El HMS Firebrand, un brulote de 268 toneladas mandado por el capitán Francis Percy, se estrelló contra la Roca Gilstone exterior, como el HMS Association, pero a diferencia del buque insignia, una ola lo levantó y lo sacó. Percy se las arregló para gobernar su maltrecha nave a lo largo de las Rocas del Oeste y entre las islas de St Agnes  y Annet, pero zozobró en el Smith Sound hundiéndose cerca de la Roca Menglow con la pérdida de 28 hombres de una tripulación de 40.

         Detrás del Association estaba el St George cuya tripulación vió al buque insignia hundirse en tres o cuatro minutos. El St George también colisionó contra las rocas dañándose, pero se las compuso para zafarse, lo que también hizo el brulote HMS Phoenix que había encallado entre las islas de Tresco y St Martin.

 

          No se conoce el número exacto de marineros muertos en el naufragio de los cuatro buques y las varadas de los otros dos. La cifra varía entre 1.400 y más de 2.000; en todo caso fue unos de los mayores desastres marítimos de la historia británica.

       Durante los días posteriores a la tragedia, los cuerpos continuaron llegando a las costas de las islas junto con restos de los naufragios. Muchos marineros muertos fueron enterrados en la Isla de St Agnes. El cuerpo del Almirante Shovell y otros aparecieron el día siguiente en Cala Porthellick en la Isla de St Mary’s, a más de 7 millas de donde el Association naufragó.

Porthellick Cove, St Mary’s. Foto: http://4.bp.blogspot.com/

             Las causas del naufragio hay que atribuirlas a un error en determinar la posición de la flota. En esa época ni existían cronómetros fiables ni se conocía el método de distancias lunares para calcular la longitud. Hubo también probablemente un error en latitud atribuible al cielo cubierto de los días anteriores a la tragedia que impidieron efectuar observaciones astronómicas fiables.

      El desastroso naufragio de una escuadra de la Royal Navy en aguas nacionales causó una gran consternación en Inglaterra. Una investigación oficial, efectuada con posterioridad, determinó que la causa principal de la tragedia fue la imposibilidad de calcular la longitud de manera exacta. Quedó claro que se necesitaba algo mejor que la estima para hallar la derrota en aguas peligrosas. Cuanta mayor significación adquirían los viajes transoceánicos, más crecía la importancia de una navegación fiable. Estos factores condujeron a la promulgación de la Longitude Act que estableció el Board of Longitude y ofreció un sustancioso premio en metálico a quien encontrara un método para determinar con exactitud la longitud a bordo de los buques. Gracias a esto, años más tarde se desarrolló el método de distancias lunares y se inventaron los cronómetros de precisión.

       De acuerdo a estudios contemporáneos, inicialmente Shovell intentó determinar la posición de la flota mediante observaciones astronómicas, el uso de la sondaleza y consultando a los oficiales de navegación de los otros barcos. Estos creían que se hallaban al oeste de la isla de Ouessant, excepto el navegante del HMS Lenox, quien juzgaba que estaban cerca de las Islas Sorlingas. Hay que tener en cuenta tambien que en esa época la posición de las Islas no se conocía con la exactitud de ahora.

Islas Sorlingas. Foto: https://www.facebook.com

 

      La tragedia se comentó en todo el Reino Unido —especialmente en Cornualles y las Sorlingas— y los mentideros propalaron numerosas historias, anécdotas y leyendas.

         El mito más difundido es que un marinero del buque insignia, nacido en las Sorlingas, intentó advertir al Almirante de la proximidad de las islas, pero éste lo hizo colgar de una verga por sedicioso. El mito revivió en 1997 cuando la escritora Dava Sobel lo presentó como una verdad incuestionable en su novela “Longitud”, aunque no hay constancia de los hechos ni pruebas documentales por no haber sobrevivido ningún tripulante y por la pérdida total de los diarios, cuadernos de bitácora y otros documentos del buque, del Capitán, del Almirante y de los Oficiales.

Foto: http://4.bp.blogspot.com/

 

         Otra leyenda muy repetida, también carente de pruebas, es que Shovell estaba vivo cuando fue a parar a Cala Porthellick siendo asesinado por una isleña para robarle un anillo de esmeraldas.

 

       Entre 1967 y 1982 se localizaron los cuatro pecios y se rescataron numerosos objetos de los naufragios.

 

    Román Sánchez Morata. 17-07-2014


Foto: http://www.englane.com/

 

Mapa: http://upload.wikimedia.org/

Fuentes:

http://en.wikipedia.org/

http://es.wikipedia.org/

http://www.lavozdegalicia.es

http://salvadorfigueros.com

http://www.tresco360.co.uk/

http://www.visitislesofscilly.com/