SOURICEAU ─un pequeño gran velero para navegantes solitarios maduros─

15.04.2013 16:52

 

    Gracias a la página Náutica del periódico digital ABC.es ─que yo sepa, el único periódico en lengua española con página Náutica─ que, a pesar de estar ideológicamente en mis antípodas, sigo regularmente en Twitter, he descubierto el barco ideal para los navegantes de más de 60 años que quieran navegar en solitario después de haber aprendido que los barcos pequeños son tan o más seguros que los grandes y que cuando menores, menos dinero de coste y mantenimiento y menos esfuerzo para manejarlos y mantenerlos.

    Imagino que somos unos cuantos los navegantes y amantes de la mar que habiendo navegado en solitario en el pasado o deseando hacerlo en el presente o en un futuro cercano, no acabamos de encontrar el barco idóneo para ello. Pues bien, el Souriceau 4,75 (que se presentó en el Salón de Paris de 2008) cumple sobradamente las características deseables para navegar seriamente en solitario y a un precio asequible a la mayoría de los bolsillos.

   El diseño de este pequeño gran barco ha sido pensado expresamente para navegar en solitario con comodidad y seguridad y, al llegar a nuestro destino, atracar o fondear en aguas someras (0,57 metros de calado con la orza levantada) o varar directamente en la playa, pudiendo en consecuencia prescindir del engorroso y voluminoso dinghy o anexo. 

    Cuando, más arriba, decía los barcos pequeños son tan o más seguros que los grandes, tenía que haber añadido la coletilla “pero más mojados e incómodos”; pues bien, con el Souriceau creo que podemos eliminar la coletilla.

     Eric Henseval, responsable del diseño de este Ratoncillo (el significado de Souriceau) navegante, probablemente se ha inspirado en el Corsaire, el Mouscadet y el Jester, consiguiendo un barco pensado para la navegación en solitario o a dos, que ciñe bien, es estable en portantes y con soluciones muy inteligentes. Sin salir, desde la escotilla principal, se accede a toda la maniobra. Si la cosa está muy mojada podemos gobernar cómodamente desde el interior. Todos los espacios están muy estudiados y se nota que el diseñador se ha asesorado convenientemente en el mundo de los navegantes solitarios que, no lo olvidemos, es un mundo que mayormente habla francés.

     He aquí las características principales:

 

        Eslora total                        5,00 m

        Eslora del casco                 4,75 m

        Eslora de flotación             4,75 m

        Manga máxima                    2,20 m

        Calado máximo                    1,35 m

        Calado mínimo                     0,57 m

        Desplazamiento                  530 kg

        Lastre (bulbo)                    120 kg

        Superficie vélica normal     18 m² (Mayor + foque autovirante)

        Superficie vélica Genaquer 18 m²

        Quilla vertical (con bulbo) retractable.

        2 literas.

        Cocina y mesa de cartas.

        2 cañas, una en la bañera y otra en el interior.

        Construido en contrachapado marino de 9 mm, fibra de vidrio y epoxi.

        Insumergible.

        Transportable en remolque.

    Se pueden comprar los planos y construirlo uno mismo (según la oficina de diseño, los planos, materiales, acastillaje, equipo y velas se pueden conseguir por menos de 12.000 €), adquirirlo directamente en los astilleros Chantier Naval de Vilaine o comprarlo de segunda mano.

    Me ha gustado especialmente el diseño de la caja de la orza que llega hasta la cubierta, la visibilidad y luminosidad del interior y la solidez estructural de la zona inmediatamente a proa de las literas ─donde se apoya el mástil, se arraigan los cadenotes y se fija la caja de la orza─. 

  

    Casi todos los artículos, comentarios, reseñas, etc., que he podido leer en la red son positivos, pero en honor a la verdad, debo decir que la página especializada en barcos pequeños Bill’s Log no está de acuerdo con la mayoría. Sus argumentos son sólidos y estoy de acuerdo con alguno de ellos. Puntualizando, podría decirse que el Souriceau es un barco oceánico tropical durante todo el año (excepto en temporada de ciclones donde los haya) con el que, en verano, podremos navegar hasta los 40º norte y los 35º sur.

    La noticia a la que aludía al principio, es la consecución de la travesía en solitario del Atlántico, desde Tenerife a Guadalupe, con uno de estos barcos patroneado por el conocido navegante francés Jean-Claude Montesinos.

     Como las imágenes valen más que las palabras, aquí van los links de unos cuantos vídeos sobre el velero:

Transat Tenerife - Guadalupe 

Presentación del Soriceau 

Navegando rápido a un descuartelar

Desde el interior, navegando

Ciñendo una ventolina

 

   Por último, mencionar las ventajas adicionales que proporciona el tamaño:

   - Nos libraremos más facilmente de los pesados y plastas.

  - Conseguiremos tarifas muy baratas en las marinas y en las gruas o travel-lifts.

   - Al tener menos de 5 metros de eslora, sólo estamos obligados a exhibir una luz blanca todo horizonte (que hoy en día puede ser una de bajo consumo). Por la misma razón, en la mayoría de paises, estaremos exentos de Certificados, ITV, Rol y la mayoría de papeles que las distintas "burrocracias" nos exigen normalmente.

  - Al ser tan ligero, podremos prescindir hasta del motor fueraborda ya que la mas ínfima ventolina nos hará avanzar y en el caso de que hubiera calma, siempre podremos mover el barco singando con un remo.

    

    Román Sánchez Morata. 15-04-2013

 

LA NAVEGACIÓN OCEÁNICA EN SOLITARIO EN PEQUEÑOS VELEROS (NOSEVE)

Fuentes:

http://www.abc.es/vela/

http://www.hensevalyachtdesign.com

http://blog.souriceau-transat.com

http://hensevalyd-english.jimdo.com

http://www.cndevilaine.com/

http://www.hensevalyachtdesign.com/monocoques/souriceau-4-75m-contreplaqu%C3%A9/

http://bills-log.blogspot.mx/2010/08/souriceau.html

http://bateau.ouest-atlantis.com