Artículos por entregas

10.07.2014 20:00

Ir al Primer Espasmo

 

 

La caza del Snark

 

 

Notas y comentarios de Lewis Carroll

 

Primer espasmo. El desembarco

    Las notas ya están insertadas en la entrega.

 

Segundo espasmo. El discurso del Campitán

    Si seguimos con la teoría de que el Campitán simboliza la religión que intenta dirigir a todo tipo de personas (a esa motley crew), se pueden intuir las dudas de Carroll sobre su propia vocación: ni el que los conduce sabe adónde se dirigen, pues su mapa está en blanco y el hecho de que solamente sepa navegar a golpe de campana y haga discursos grandilocuentes indicaría  que la iglesia y los sermones son lo único que tienen y que les mueve. ¿Qué es lo que persiguen? Parece que los datos que aporta el que supuestamente sabe sobre como alcanzar la gloria no son demasiado concretos, pero algunos detalles sobre el carácter y los hábitos surrealistas del Snark han sido interpretados por algunos como sutiles insinuaciones sobre los modos de la iglesia: su gravedad y seriedad y el hecho de que desprecia los estudios cartográficos científicos dando explicaciones incomprensibles. 

 

Tercer espasmo. La historia del Panadero

    Después de animarlo con todo lo que pueden, escuchan su historia en la que parece que un tío suyo, ateo por lo que parece, le dice que si quiere siga buscando, pero que es muy posible que lo que al final encuentre no sea la vida eterna (Dios o el paraiso), sino la nada y eso le provoca pavor, ya que ese “buenazo” se ha pasado los cuarenta años que tiene sin siquiera saber quien es únicamente persiguiendo la idea del Snark, el fin de sus sacrificios, la meta divina. Hay quien dice que coincide con el propio Carroll, ya que él era bastante pusilánime, según sus biógrafos.

 

Cuarto espasmo. La Caza

    Aquí vemos como cada uno intenta conseguir su sueño a su manera y con la herramientas que tienen a mano y saben utilizar, pero eso sí, siempre con Esperanza.

 

Quinto espasmo. La lección del castor

    En el que se nos cuenta que las personas más distintas pueden llegar a entenderse si su meta es la misma y que si tenemos en cuenta que el Castor es la representación femenina, también (según el subconsciente de Carroll) que a las mujeres les atraen los hombres que sepan enseñarlas y cuanto más brutos mejor. En inglés la palabra Beaver (Castor) es un sinónimo del órgano sexual femenino (más bien, conejito o felpudo), aunque no se empezó a utilizar en ese sentido hasta la segunda o tercera década del siglo XX, por lo cual no hay que sospechar que el juego de palabras fuese hecho a propósito por el Reverendo, aunque sí es posible que esa palabra entrase en el lenguaje común a través de éste poema.

    

Sexto espasmo. El sueño del Abogado

    Ni las frecuentemente incomprensibles y absurdas leyes hechas por los humanos pueden hacer nada por nadie, ya que supuestamente es la omnipotencia divina (el Snark) la que acusa, juzga y condena.

 

Séptimo espasmo. El destino del Banquero

    Si continuamos con la misma teoría, queda claro que según el subconsciente o el consciente de Carroll, la avaricia del capital no se puede librar de su merecido castigo en la forma de un Atatrapa (Bandersnatch) que lo deja hecho picadillo y en los huesos.

 

Octavo espasmo. La desaparición

    El Bújum (la nada) confirma el miedo de Carroll a que no hubiese nada más allá después de haber perseguido algo, sin saber exactamente qué, durante toda su vida.

 

 

Prólogo/Epílogo

 

    El texto que sigue fue escrito por el propio Carroll como prólogo o introducción al poema, pero lo incluimos al final pues se entiende mejor una vez leído y también porque él comenzó el poema al revés.

 

    Es muy posible que si el autor de este breve pero instructivo poema fuera acusado de escribir tonterías, la acusación se basara en en el siguiente verso: “Confundieron el bauprés con el timón”

    Enfrentado con esta penosa posibilidad (como bien podría hacer) a mis otros escritos como prueba de que soy incapaz de un hecho similar. No señalaré (como bien podría hacer) el fuerte propósito moral del poema, como tampoco los principios aritméticos con tanto cuidado introducidos en él, o sus nobles enseñanzas de Historia Natural, simplemente explicaré de la manera más prosaica como podría llegar a producirse esta confusión.

    El Campitán, que se preocupaba por las apariencias hasta extremos morbosos, hacía que desembarcasen el bauprés una o dos veces `por semana para barnizarlo y más de una vez sucedió que al llegar el momento de volver a colocarlo en su sitio, ninguno de los miembros de la tripulación recordaba en que lado de la nave lo debían poner.

Sabían que no velía la pena preguntárselo al Campitán, porque se limitaría a coger su Código Naval y a leer en tono patético las instrucciones del Almirantazgo, que ninguno de ellos llegó nunca a entender. Es decir que habitualmente el bauprés acababa siendo atado de cualquier manera atravesado en el timón. El piloto (1) solía hacer su trabajo llorando porque sabía que todo estaba equivocado.   ¡Que le vamos a hacer! La norma 42 del Código: “Nadie puede hablar con el hombre del timón…” había sido completada  por el propio Campitán con las palabras…”… y el hombre del timón no puede hablar con nadie. Por lo tanto, de ese modo era imposible protestar y no se podía guiar la nave hasta que el bauprés no se volviera a barnizar. Durante aquellos desconcertantes intervalos la nave solía navegar hacia atrás.

    Como este poema está conectado de alguna manera con el canto de Jabberwocky, permitidme que aproveche esta oportunidad para responder a una pregunta que se me ha hecho en repetidas ocasiones: cómo pronunciar “slithy toves” (Unos de los extraños bichitos tan frecuentes en sus poemas Nonsense que aparece en Jabberwocky). La “i” en “slithy” es larga, como en “writhe” y “toves” se pronuncia para que rime con “groves”. Igualmente a primera “o” de “Borogroves” se pronuncia como la “o” de “Borrow”. He oido hablar de personas que intentaban darle el acento de la “o” de “Worry”. ¡Hasta estos extremos llega la perversidad humana!  

    Esta también parece una ocasión ideal para hacer notar las otras palabras duras de aquel poema. La teoria de  Humpty Dumpty sobre unir dos significados en una sola palabra, como llevándolos en un maletín, parece que sería la explicación más satisfactoria de todo.

    Cojamos, por ejemplo, las palabras “furioso” y “salvaje”. Pensad en pronunciar las dos sin decidir cual vais a decir primero. Ahora abrid la boca y hablad. Si vuestros pensamientos se inclinan un poco hacia “furioso”, diréis “furioso-salvaje”, si os decantáis aunque sea una pizca hacia “salvaje”, diréis “salvaje-furioso”. Ahora bien, si por el contrario poseéis aquel don de tener una mente perfectamente equilibrada, diréis “furivaje”.

    Supongamos que cuando Pistol dijo aquellas famosas palabras: “¿Bajo qué rey? ¡Habla o muere!”, el juez Shallow había estado completamente seguro que, o bien era Guillermo o bien Ricardo, pero no había podido decidirse por uno u otro. Por tanto no podía decir uno antes que otro. No hay duda de que antes de morir habría jadeado: “Ricllermo”

 

(1)  El limpiabotas era el que hacía las labores de piloto; en este trabajo encontraba un refugio de las constantes quejas del Panadero sobre el hecho de que sus tres pares de botas nunca estaban lo suficientemente lustradas.

 


 
  

    Nijar, 7 de febrero de 2014    

    Traducción, adaptación e inspiración: Emilio Bisbal Moya

 

        Volver a "La caza del Snark. Introducción"

        Volver a "La caza del Snark. Primer Espasmo"

 

    Nota del editor: En honor a Lewis Carroll, Jack Londón bautizó con el nombre de "Snark" al barco con el que navegó por Polinesia y Melanesia; ver:

                            The Cruise of the Snark

                             El crucero del Snark

 

Cargar en PDF " El crucero del Snack "

 

 

 

 

Ir a John Barleycorn (Las memorias alcohólicas) de Jack London


 

 

 

 

 

 

 

29.01.2014 08:51

Octavo espasmo

 

La Desaparición

 

Lo buscaron con dedales y con mucho cuidado,

con tenedores y esperanza fue perseguido,

le amenazaron con una acción en bolsa,

con sonrisas y jabón fue seducido.

 

Temblaban pensando poder fracasar

y el castor al fin emocionado

se fue dando saltos sobre su cola

pues la luz del día se estaba agotando.

 

“¡Allá grita el comosellame!” Exclamó el Campitán.

“Grita como un loco, y si no escuchad.

Agita las manos, mueve la cabeza,

seguro que ya ha encontrado un Snark”

 

Miraronle extasiados y dijo el Carnicero:

“Las movidas siempre le han gustado”.

Contemplaron al Panadero, su héroe sin nombre

en lo alto de un peñasco cercano.

 

Erguido y sublime, durante un instante,

al siguiente a un precipicio cayó

enloquecido por las convulsiones de horror.

Esperando escucharon, mas nada se oyó.

 

Lo primero que oyeron fue: “¡Es un Snaaark!”

Parecía increíble que vieran la luz

Siguió un torrente de risas y hurras

Y la terrible frase “¡Es un Bú..!”

 

Entonces silencio, algunos creyeron oir

un suspiro débil y errante

parecido a “…juuum”, pero otros juraron

que era sólo la brisa silbante.

 

Bújumn (foto de E.B.M.)

 

Hasta entrada la noche buscaron

sin lograr ninguno encontrar

un botón, una marca, una pluma

para saber dónde se encontró al Snark.

 

En mitad de sus risas y alegría,

en mitad de lo que quería gritar

suave y velozmente desapareció

pues, claro, era un Bújum y no era un Snark.

 

 

Dos versiones de la desaparición

 

    Nijar, 29 de enero de 2014

    Emilio Bisbal Moya

 

    Ir a "Notas y comentarios"

23.01.2014 09:19

Séptimo espasmo

 

El Destino del Banquero

 

Lo buscaron con dedales y con mucho cuidado,

con tenedores y esperanza fue perseguido,

le amenazaron con una acción en bolsa,

con sonrisas y jabón fue seducido.

 

El banquero, al que entró gran coraje,

(todo el mundo esto comentó),

corrió hacia adelante a buscar al Snark

y así de su vista desapareció.

 

Y mientras buscaba con dedales y cuidado

un veloz Atatrapa se acercó de repente

y atrapó al Banquero que gritó horrorizado

e intentó escapar muy inútilmente.

 

Diversas versiones del Atatrapa (Bandersnatch)

 

Le ofreció descuentos y también un cheque

al portador por siete libras veinte

pero el Atatrapa sólo estiró el cuello

y atacó al Banquero repetidamente.

 

Sin pausa ni descanso él se defendió

dando brincos y saltos hasta desmayarse,

pero aquellas furivajes mandíbulas

a su alrededor crujían sin casi cansarse.

 

Huyó el Atatrapa al llegar los otros

Ya que los gritos de terror se oían

Tocando su campana dijo el Campitán:

“Esto era lo que yo ya me temía”.

 

 

Con el rostro negro ya no parecía

el que hasta entonces siempre pudo ser,

hasta su chaleco palideció de horror.

Aquello era digno de ver.

 

Se levantó vestido de etiqueta

para el pavor de los presentes aquel día

y con muecas grotescas intentó explicar

lo que su lengua decir no podía.

 

Se hundió en un sillon, se mesó los cabellos

cantando en tono tontieso

palabras que demostraban lo loco que estaba

mientras castañeteaba un par de huesos.

 

“Dejadle a su suerte, se está haciendo tarde”.

El Campitán dijo: “Si nos descuidamos,

con el tiempo perdido hasta ahora,

antes de la noche un Snark no pillamos”.

 

    Nijar, 23 de enero de 2014

    Emilio Bisbal Moya

Ir al Octavo Espasmo

16.01.2014 19:38

Sexto Espasmo

 

El sueño del Abogado

 

Lo buscaron con dedales y con mucho cuidado,

con tenedores y esperanza fue perseguido,

le amenazaron con una acción en bolsa,

con sonrisas y jabón fue seducido.

 

 

Pero el Abogado, en vano probando

que el encaje del Castor estaba prohibido

se durmió y en sueños vio claramente

la criatura que tanto había perseguido.

 

Soñó que se hallaba en sombrío tribunal

Donde el Snark, monoculado

con toga y peluca defendía a un cerdo

que de abandonar su pocilga estaba acusado.

 

El testigo probó sin lugar a dudas

que en la pocilga no había ni un cerdo

y el juez canturreaba con monotonía

lo que dice la ley a este respecto.

 

La acusación no estaba muy clara

y el Snark parecía haber hablado

tres largas horas antes de saber

de qué estaba aquel cerdo acusado.

 

Cada miembro del jurado tenía su opinión

aunque los cargos aún no sabían

y como todos hablaban al mismo tiempo

ni tan sólo una palabra entendían.

 

 

“¡Deberían saber…!” El juez exclamó

“¡Bobadas”! Rápidamente dijo el Snark

“Ese estatuto ya está obsoleto. Os digo yo amigos

que esto depende de un antiguo derecho feudal”

 

“En cuanto a traición, quizás este cerdo

fue cómplice pero sin conciencia

si el jurado cree que es insolvente

más que probada está su inocencia”.

 

“La deserción no refutaremos,

su culpa está claro, es inexistente

en cuanto a los costes de este tribunal

ya que su coartada ha sido excelente”.

 

Aquí el orador retomó su asiento

“Su destino ahora en los votos depende”.

y pidió al juez que mirara sus notas

y resumiera el caso, como es pertinente.

 

Pero el Juez dijo: “No sé resumir”

y en su lugar el Snark lo hizo.

su resumen fue tan contundente

que acabó hablando más que los testigos.

 

A la hora del veredicto se inhibió el jurado

pues era muy difícil de pronunciar

pero todos dijeron que estaban de acuerdo

en que aquello también hiciera el Snark.

 

Entonces el veredicto, también él lo dijo

Aunque ya estaba muy fatigado

Cuando exclamó “¡Culpable!” todos gruñeron

Y más de uno cayó desmayado.

 

También él entonces dictó la sentencia

pues estaba muy nervioso el Juez

al ponerse en pie el silencio fue tal

Que se podía haber oído caer un alfiler.

 

“¡Destierro perpetuo!” Dictó la sentencia.

Y que también pague cuarenta libras.

El jurado aplaudió y el juez tuvo dudas

si era o no legal la frase en la sentencia dicha.

 

Pero su alegría se desvaneció

cuando llorando entró el carcelero

y dijo: “Esta sentencia no tiene objeto

pues el cerdo hace años que ya está muerto”.

 

El Juez se marchó harto de todo

pero el Snark, aunque algo turbado,

gritando siguió hasta el final

como debe hacer un buen abogado.

 

Mientras sus bramidos se hacían más intensos

el abogado seguía con sus quejas

hasta que la furiosa campana del Campitán

le hizo despertar sonando en su oreja.

 

 

    Nijar, 16 de enero de 2014

       Emilio Bisbal Moya

Ir al Séptimo Espasmo

09.01.2014 13:55

Quinto Espasmo

 

La Lección del Castor

 

Lo buscaron con dedales y con mucho cuidado,

con tenedores y esperanza fue perseguido,

le amenazaron con una acción en bolsa,

con sonrisas y jabón fue seducido.

 

Pero el Carnicero ideó un plan

para cazarlo por separado

y pensó en un punto al que nadie iba

un valle sombrío y muy desolado.

 

Pero el mismo plan el Castor pensó.

Eligió sin más el mismo lugar,

aunque al verse juntos no demostraron

el asco que hacía al otro encontrar.

 

Ambos pensaban en la misma cosa

y el mismo glorioso fin alcanzar

así que pretendieron no darse cuenta

que estaban juntos en el mismo lugar.

 

El valle se estrechaba más, más y más

Y la noche oscura más fría y sombria

Hasta que por nervios, no por voluntad

hombro con hombro continuaron via.

 

De repente un grito penetrante y hondo

les hizo pensar que peligro había.

palideció el Castor de nariz a cola

y hasta el carnicero se desvanecía.

 

Distintas versiones del Jub-Jub Bird (el Ave Pica-Pica)

 

Pensó en su infancia ya muy lejana

aquel tiempro alegre y siempre inocente

el chillido aquel trajo a su recuerdo

la tiza en la pizarra muy vivamente.

 

“¡Es la voz del Pica-Pica!” Gritó de repente

El hombre a quien solían llamar tarado.

Luego, con orgullo, dijo suavemente:

“Igual que el Campitán yo lo he expresado”

 

“Así suena el Pica-Pica, te ruego que cuentes

y verás que lo he dicho dos veces.

Así canta el Pica-Pica, la prueba es total.

la tercera lo prueba con creces”.

 

El Castor contó escrupulosamente

escuchando las palabras una por una

pero se desanimó quejumbrosamente

cuando a la tercera perdió la suma.

 

Aunque se esforzó como un gran jabato

vio que no había nada que hacer

sólo podía esforzar sus sesos

y volver a contar de nuevo otra vez.

 

“Si uno más dos (espero que pueda)

con los dedos incluso si así se ha de hacer…”

recordaba llorando desde sus ojos

cuando la aritmética no era menester.

 

“Es fácil de hacer” Dijo el Carnicero

“creo que puede hacerse sin dificultad.

tráeme tinta y pluma, la mejor que encuentres.

seguro que se hace, seguro se hará”.

 

El Castor trajo pluma, papel y carpeta

y tinta también, no faltaba nada

cuando aparecieron extraños bichitos

con la sorpresa pintada en su cara.

 

El Carnicero en plena faena. Ilustración original de Holiday

 

No los vio el Carnicero, pues estaba ocupado

explicando el sistema en modo popular

utilizando una pluma en cada mano

para que el Castor pudiera captar.

 

“Si cogemos tres en un buen principio.

Por cierto, este número no está nada mal.

Añadimos siete y diez, multiplicamos por mil

Y luego los ocho que hay que restar.

 

“Por novecientos noventa y dos menos diecisiete

dividimos el resultante resultado

y así comprobarás querido colega

que en nada te has equivocado”.

 

“Como en mi cabeza lo tengo muy claro,

encantado el sistema te lo explicaría

si tuviera más tiempo y tú un poco de seso

pero hay que decir mucho todavía”.

 

“En un segundo he visto muy claro

lo que mucho tiempo ha estado envuelto en misterio

y una lección de historia natural

puedo darte a ti por el mismo precio”.

 

Dibujo de Maendra Singh, otro de los muchos ilustradores que se atrevieron

 

Así fue diciendo sin titubear

olvidando las normas de propiedad

y que instruir sin ser presentado

habría escandalizado en sociedad.

 

“El Pica-Pica tiene genio y es desesperado

y constantemente está apasionado

Su gusto en vestidos es bastante absurdo

en cuanto a la moda es un adelantado”.

 

“Pero reconoce todos los que ya haya visto

y los sobornos no suele aceptar.

En las recolectas de beneficencia

recoge dinero, pero nada da”

 

“Al cordero, las ostras o huevos

una vez cocinado su sabor supera.

Hay quien lo conserva en tarros de marfil

y otros en barricas de noble madera”.

 

“Se asa con serrín y se sazona con pegamento,

se espesa con saltamontes y cintas

teniendo claro que lo principal

es que su simetría no sea distinta”.

 

Pensó que ya era suficiente

aunque pudo haber hablado más tiempo

y al llamar amigo al joven Castor

rió de pena y lloró de contento.

 

El castor le confesó con tierna mirada

que las lágrimas más elocuentes

que en diez minutos había aprendido

más que en todos los libros hasta el presente.

 

De la mano regresaron y el Campitán

emocionadamente pasmado

dijo: “Esto compensa todas las fatigas

que en el onduloso mar hemos soportado”.

 

Amigos como el Carnicero y el Castor

jamás se han conocido

verano o invierno, no importaba cual

siempre iban los dos del brazo cogidos.

 

Y aunque hubiera disputas, pues a menudo hay

aunque siempre se intenten evitar.

ambos recordaban la voz del Pica-Pica

jurándose así eterna amistad.

 

    Nijar, 9 de enero de 2014

    Emilio Bisbal Moya

Ir al Sexto Espasmo

Ir al Prólogo/Epílogo y Notas

Ir a la Introducción

02.01.2014 22:57

Cuarto Espasmo

 

La Caza

 

El Campitán arqueó el ceño y frunció una ceja.

“Si esto antes hubieras explicado,

es un poco tonto mencionarlo ahora

cuando el Snark tenemos al lado”.

 

“No nos gustaría, como te imaginas,

si jamás se te volviera a encontrar

mas, que duda cabe que mejor sería

que lo hubieras dicho antes de zarpar”.

 

“Es un poco tonto mencionarlo ahora,

como creo que ya antes comenté”.

y aquel sujeto al que llamaban “hola”

dijo suspirando: “Yo ya os lo avisé”.

 

“Se me puede acusar de asesinato,

me falta el sentido en ciertas ocasiones,

pero dar a propósito falsas excusas

nunca estuvo entre mis pretensiones”.

 

“Lo dije en hebreo, luego en holandés

Luego en alemán y en griego también

Mas no recordaba, ese es mi problema,

Que usted sólo sabe hablar en inglés”.

 

El Campitán dijo: “Que historia tan triste”,

con su cara cada vez más larga

pero ya que has acabado el relato,

es absurdo seguir con la charla.

 

“El resto de mi discurso”, les dijo

“lo oiréis cuando tenga más tiempo,

pero el Snark está cerca, creo haberlo dicho,

nos espera la gloria, seamos ligeros”.

 

“Buscadlo con dedales y con mucho cuidado,

con tenedores y esperanza hay que perseguirlo,

amenazadlo con una acción en bolsa,

con sonrisas y jabón hay que seducirlo”.

 

“Ya que el Snark es muy peculiar

y no se puede atrapar de cualquier modo

poned en práctica lo que sabéis

aunque no sepáis, intentadlo todo”.

 

“Pues Inglaterra espera…, ¿para qué seguir?

Esta frase impone, pero está obsoleta,

mejor que preparéis para la lucha

lo que necesitéis de vuestras maletas”.

 

El banquero entonces barró un cheque en blanco

y cambió calderilla por papel moneda

el Panadero se atusó el bigote

y sacudió el polvo de sus siete prendas.

 

El limpiabotas y el broker, por turnos,

afilaban una gran azada

aunque el castor siguió haciendo encaje

sin interesarse en lo que tramaban.

 

Pero el abogado apeló a su orgullo

y en vano citó varios casos

en los que hacer encaje infringe la ley,

mas el Castor siguió su trabajo.

 

El que hacía sombreros, furioso pensaba

como poner lazos a la moda del día,

mientras el de los Billares, temblando su mano,

la punta de su nariz con tiza cubría.

 

El Carnicero, un tanto nervioso

Se puso elegante. Guantes de piel, gorguera rizada.

Dijo que era casi como ir a cenar.

Dijo el Campitán: “Eso son bobadas”.

 

“Presentádmelo” dijo “si lo vemos juntos”.

Con la cabeza asintió el Campitan.

Dijo como siempre en su astuto tono:

“Bueno, ya veremos el tiempo que hará”.

 

Al ver que el carnicero estaba cortado

el Castor gruñendo demostró su enojo

y hasta el panadero, que era gordo y tonto

intentó sin suerte guiñar un ojo.

 

“¡Sé un hombre!” Bramó el Campitán

cuando vio que el Carnicero se venía abajo

“Si encontramos un Jub-Jub, ese ave rapaz

necesitaremos fuerzas para ese trabajo”.

 

Lo buscaron con Esperanza

 

    Nijar, 3 de enero de 2014

    Emilio Bisbal Moya

Ir al Quinto Espasmo

25.12.2013 17:13

 

Tercer Espasmo

 

 

La Historia del Panadero

 

Le dieron bizcocho, le animaron con hielo,

le despertaron con mostaza y berros,

le invitaron a mermelada, le dieron consejos,

con adivinanzas fueron insistiendo.

 

Cuando al levantarse pudo abrir la boca,

Su tremenda historia comenzó a contar

“¡Silencio! ¡Ni una mosca oír quiero!”

Con un campanazo les hizo callar.

 

El silencio se impuso, ni un berreo, ni un grito,

apenas un par de gemidos,

mientras aquel tipo al que llamaban “Eh”

les contó su historia en tono compungido.

 

“Mis padres eran pobres, pero muy honrados…”

“¡Déjate de rollos!” Se impacientó el Campitán.

“Se nos hace de noche y será difícil,

si estamos a oscuras, ver un Snark”.

 

“Saltaré cuarenta años” dijo entre lloros

“y empezaré sin estos mencionar

por el día en que subí a este navío

con la esperanza de pillar un Snark”.

 

“Un querido tío, cuyo nombre llevo,

Dijo cuando fui a decirle adiós…”

“¡Sáltate también tu querido tío!”

Con un campanazo el Campitán gritó.

 

“Me explicó entonces..” dijo aquel buenazo

“Si tu Snark es Snark, no tendrás problemas,

si a casa puedes llevarlo, úsalo para hacer fuego

también para ensaladas es un buen sistema”.

 

“Lo buscarás con dedales y con mucho cuidado,

Con tenedores y esperanza hay que perseguirlo.

Con acciones en bolsa hay que amenazarlo,

con sonrisas y jabón hay que seducirlo”.

 

“¡Justo así hay que hacerlo!” Gritó el Campitán

en un paréntesis muy exaltado

“Siempre así me han dicho que se ha de actuar

para que el Snark pueda ser cazado”.

 

“…pero briluciente sobrino mío,

si tu Snark es un Bújum estás apañado

pues te esfumarás lenta y velozmente

y nunca jamás serás encontrado”.

 

“A veces pienso en las palabras de mi tío

y eso es, eso es lo que vuelve a mi alma temerosa,

mi corazón parece una cazuela

que de cuajos palpitosos rebosa”.

 

“¡Eso es, eso es…ya lo has dicho dos veces!”

Indignado dijo el Campitán

Dijo el Panadero: “Lo diré otra vez,

eso es lo que siempre me suele pasar”.

 

“Por las noches sueño que entro en batalla

En delirios lucho con el Snark,

en mis fantasías sirvo la ensalada

y para hacer fuego lo acostumbro a utilizar”.

 

“Mas si encuentro un Bújum, fatídico día,

Lenta y velozmente, seguro estoy de eso,

Me iré para siempre sin dejar ni rastro

y esa es la idea que me come el seso”.

 

    Nijar, 25 de diciembre de 2013

    Emilio Bisbal Moya

Ir al Cuarto Espasmo

19.12.2013 10:48

 

Segundo Espasmo

 

 

El Discurso del Campitán

 

El Campitan, todos clamaban al cielo,

tal gracia y tal porte y tal dignidad.

Se podía ver que era inteligente

al mismo momento de mirar su faz.

 

Trajo consigo un mapa del mar

sin el menor vestigio de tierra

la tripulación alegre pudo comprobar

que entender aquel mapa era cosa hecha.

 

Mapa muy claro

 

“¿De qué sirven los polos y los meridianos,

los mapas de Mercator, las zonas tropicales?”

Gritaba el Campitán y ellos contestaban:

“Son cartas con signos muy convencionales”.

 

Mercator y su sandía

 

“Otros mapas muestran cabos e islas”,

protestaba la tripulación,

“pero un mapa en blanco se entiende, es fácil.

Nuestro Campitán es el mejor”.

 

Era encantador, pero pronto vieron

que aquel Campitán en quien tanto confiaban

solamente sabía navegar

cuando hacía sonar su amada campana.

 

Era grave y serio, aunque sus ordenes

a todos ellos les costaba entender.

Cuando gritaba: “¡Estribadla a babor!”

el timonel nunca sabía que hacer.

 

Confundieron el bauprés con el timón

pero el Campitán dijo: “No pasa nada”

sucede a menudo en climas tropicales

cuando la nave está, cómo decir…Snarkada”.

 

Timón                                                   Bauprés

 

Pero el fallo más grande de la travesía

ocurrió cuando el Campitán perplejo y dudando

dijo que esperaba que el viento del Este

hacia el Oeste no empujara al barco.

 

Mas pasó el peligro y desembarcaron

con sus maletines bolsas y cajas

aunque a la tripulación no gustó el paisaje

pues todo eran riscos y quebradas.

 

El Campitán vió la moral muy baja

y les contó en tonos musicales

algunos chistes para aquellas ocasiones

aunque a ellos les parecieron fatales.

 

Repartió aguardiente sin escatimarlo

y en la playa a todos les hizo sentar

más tarde todos estuvieron de acuerdo

en que su discurso fue fenomenal.

 

“Amigos, romanos y paisanos, prestadme oído”.

Todos disfrutaban de las citas populares.

A su salud brindaron y gritaron tres hurras

y entonces él sirvió raciones adicionales.

 

“Hemos navegado muchos meses y muchas semanas,

cuatro cada mes, es fácil calcular

pero hasta este momento no hemos podido

echarle un vistazo al Snark”.

 

“Muchas semanas, también muchos días

siete cada una, perdonad que insista

pero amigos míos lo cierto es que aun

ni un solo Snark hay a la vista”.

 

“Las cinco señales que lo distinguen

venid y escuchad, voy a repetir

para que así el genuino Snark

no tengáis problema en descubrir”.

 

“Primero la primera que es el sabor

que es poco y hueco y crujiente

como un abrigo ajustado en la cintura

o un fuego fatuo, que es muy ardiente”.

 

“Habitualmente se levanta tarde

y a veces exagera mucho, es cierto,

pues se desayuna la merienda

y se desayuna con el almuerzo”.

 

“En tercer lugar, nunca entiende un chiste,

si le explicas uno suspira apenado

y siempre su cara se pone muy sería

si un juego de palabras es intentado”.

 

“La cuarta es que le encantan las máquinas-baño

siempre carga con una de aquí para allá,

cree que mejora su aspecto exterior.

Daría esa opinión mucho que hablar”.

 

Máquina-baño

 

“La quinta es ambición y ahora empezaremos

a distinguir las distintas calañas:

los que tienen plumas y que también muerden

y los bigotudos que a veces arañan”.

 

“Porque aunque el Snark normal no provoca daños

creo conveniente especificar

que algunos son Bújums”. Paró de repente

el panadero se acababa de desmayar.

 

Bújum (dibujo de https://images4.wikia.nocookie.net)

 

    Nijar, 19 de diciembre de 2013

    Emilio Bisbal Moya

 

        Ir al Tercer Espasmo

11.12.2013 11:44

 

Primer Espasmo

 

El Desembarco

 

Justo aquí habrá un Snark el Campitán gritó

desembarcando a su tripulación con sumo celo.

A sus hombres sobré la marea elevó

ensortijando en su cabello un dedo. *1.

 

Justo aquí habrá un Snark y dos veces van.

Sólo eso os debería animar.

Justo aquí habrá un Snark, son dos, una más.

Lo tres veces dicho es verdad. *2.

 

Allí estaban todos. Había un Botones

y un fabricante de Boinas y gorros,

el del Bufete de abogados (por las discusiones)

y también un Broker para sus ahorros. *3.

 

Un apuntador de Billar muy habilidoso *4.

que pudo haber sacado más beneficio,

pero había un Banquero de sueldo elevado

calculando gastos desde un buen principio.

 

Otro era Castor que en cubierta rondaba

o bien se sentaba para hacer encaje.

Les salvó del naufragio. Eso dijo el Campitán,

aunque cómo, jamás lo aclarase. *5.

 

Había uno famoso por todas las cajas

que olvidó cuando subió a la nave.

paraguas, reloj, joyas y alhajas

y las prendas que compró para el viaje.

 

Cuarenta y dos cajas bien organizadas

con su nombre todas ellas marcado,

pero él olvidó mencionarlas,

en la playa juntas todas se olvidaron.

 

La pérdida no importaba,

pues al zarpar cuatro capas llevaba

y tres pares de botas, pero triste es

que su nombre entero nunca recordaba.

 

Respondía a !Hey! si así le llamaban

y también a ¡Hablucha! O ¡Respuestame!,

como por ejemplo a ¿Cómo le llamaban?

Pero especialmente a ¡Palabréame!

 

Aunque por aquellos de palabras fuertes

varios otros nombres era nombrado.

Sus amigos siempre le llamaban “cirio”

y sus enemigos “queso tostado”. *6.

 

“Tiene mala pinta y es corto de seso,

pero es muy valiente y eso es de admirar.

Con el Snark sólo importa eso”.

Repetidas veces dijo el Campitán.

 

Con las hienas siempre bromear solía,

les hacía un guiño moviendo la cabeza.

Sólo con un oso fue a pasear un día

asiendo su zarpa con gran entereza.

 

Embarcó con ellos como Panadero

y eso al Campitán volvió majareta.

Sólo para bodas era repostero

y no había ingredientes para tal receta.

 

El último de ellos es punto y aparte,

pues tenía cara de ser un patán.

Cazar Snarks era su único arte,

pero eso bastaba para el Campitán,

 

Era Carnicero y declaró un día

siete de ellos después de zarpar

que sólo Castores cocinar sabía.

El Campitán serio no pudo ni hablar.

 

Más luego explicó (la voz le temblaba)

que a bordo había sólo un dócil castor,

muy bueno y a él siempre acompañaba.

Su muerte causaría intenso dolor.

 

El castor que entonces escuchó lo dicho,

llorando a raudales así protestó:

“Esa gran sorpresa me sorprende mucho,

ni atrapando un Snark la olvidaré yo.

 

Aconsejó enviar al carnicero

separado a otro bajel.

El Campitán declaró pero,

que aquello no estaba previsto por él.

Si con una campana y un barco

ya es difícil navegar,

con otro navío a su cargo

jamás lograrían llegar.

 

Una capa a prueba de dagas

sin duda el castor procurar debía,

dijo el Panadero y también una póliza

por daños contra su vida.

 

Sugirió el Banquero, y ofreció alquilar

o también vender, a muy buen de precio,

dos pólizas por los desastres,

una contra el granizo y otra contra el fuego.

 

Pero incluso así, tras aquel momento

cuando el Castor al Carnicero veía

hacia otra parte dirigía sus ojos

y su timidez nadie comprendía.

 

*7.

    Nijar, 11 de diciembre de 2013

    Emilio Bisbal Moya: Traducción y adaptación

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------

NOTAS:


*1. Sabios y sesudos señores sostienen que el Campitán (el Hombre de la Campana) simboliza la religión, que eleva el espíritu de las personas por encima de sus posibilidades. No olvidemos que Carroll era Reverendo e igual por ahí se metió el inconsciente

*2. Como cualquier hijo de vecino sabe, para que algo sea verdad solamente hay que repetirlo tres veces.

*3. Imposible en la traducción, pero en el original el nombre de todos los miembros de la tripulación comienza con la letra B. Cuando se le preguntó al Reverendo por qué, contestó como la liebre de Marzo: “¿Por qué no?”

*4. En el billar inglés (snooker) hay una persona encargada de anotar los puntos de los jugadores para que estos se puedan concentrar en el juego. ¿Por qué forma parte de la tripulación? Sirve igual la respuesta de la nota 3.

*5. Como se verá más tarde, los modos del Castor indican que puede ser el componente femenino del grupo, aparte de que cuando no está rondando por cubierta, se sienta a hacer encaje.

*6. Hay quien dice que el panadero iba bastante quemado.

*7. Se han incluido las ilustraciones originales de la primera edición dibujadas por Henry Holiday, pero hay más de cincuenta ilustradores de distintas épocas y estilos que han abordado el tema (sin sufrir desperfectos).

----------------------------------------------------------------------------------------------

    Ir al Segundo Espasmo

 

    Ir a la Introducción

    Ir a Notas y Comentarios + Prólogo/Epílogo de Lewis Carroll

 

04.12.2013 08:59

    Esta sección originalmente se creó para dar cabida a "17 Cartas de Mar y Amor" que se fueron  publicando por entregas. Hoy, en esta pestaña reconvertida, iniciamos la publicación de Snark, una serie de artículos en los que su autor, Emilio Bisbal Moya, nos introducirá y guiará a través de "La caza del Snark", seguramente la obra menos conocida de Lewis Carrol. 

Ir directamente al Primer Espasmo

Nijar, 4 de diciembre de 2013

Emilio Bisbal Moya

 

Ir a "La caza del Snark. Primer espasmo"

 

The Hunting Of The Snark - Royal Albert Hall 1987  The London Symphony Orchestra dirigida por Mike Batt

 

14.05.2013 12:54

17.-

                                                            Maceió, 20 de abril

Adorada Jacqueline:

                                 ¡Ya! Esta mañana a las 10 hora del barco (07 brasileña y 12 española) hemos fondeado en la bahía/puerto de Maceió. En total 16 días y 17 horas. Si el viento no nos llega a fallar los últimos 4 días, quizás lo hubiéramos hecho en 14 o 15 días, pero “ni modo”, ha estado bien.

        Esto es desconcertante: Una bahía con una playa hermosa y justo al lado un súper-puerto comercial. Casas bonitas antiguas y palmeras y al lado rascacielos. Muy bonito no es, pero tampoco feo. Es una ciudad de tamaño medio, como Alicante quizás. Ya veremos en tierra que tal.

 

Puerto y ciudad de Maceió. Fotografía: httpwww.panoramio.com

     El calor es serio, refrescado por los chubascos de turno. Esta tarde, cuando baje el sol, inflaremos el bote e iremos a tierra. A la policía (pasaportes, etc.), a comprar comida (no nos queda casi nada) y a pasear.

        Junto a nosotros hay fondeado un barco francés que también viene de Cabo Verde y han tardado 15 días pues han tenido más viento que nosotros. También es un barco de acero aunque más pequeño. Son dos a bordo y nos han informado de lo esencial (cuidado con los robos). Hay muchos barcos de pesca, así que confiamos en comer buen pescado. En el muelle hay atracado un mercante español enorme (Mar Negro) y varios barcos rusos.

      Al final pusimos el motor durante las últimas siete horas. Antes habíamos hecho ¡3 millas en 6 horas! Y claro, ya era exagerado, a esa velocidad llegar nos hubiera llevado otras 24 horas como mínimo, ya cantaba.

         Espero que estés súper-bien, feliz, contenta, guapa y alegre. Besos americanos de tu enamorado, amigo y admirador.

          Román

Paseo marítimo de Maceió. Fotografía: http3.bp.blogspot.com

        PD. Si no has mandado ninguna carta a Salvador de Baia, ya estás haciéndolo inmediatamente. Llegaremos allí en 8 o 10 días y, como mínimo, estaremos otro tanto. Espero encontrar carta tuya en la Lista de Correos. Ya te contaré mis primeras impresiones de Brasil. Besos.    

 

Esto es todo amigas y amigos lectores. Posteriormente navegamos hasta la maravillosa Baia de Todos os Santos donde permanecimos unos meses. Después vendí mi parte del "Roodekop" y embarqué en otro barco, pero eso ya es otra historia.

 

Finalmente, Jacqueline no viajó a Brasil y el tiempo y la distancia fueron enfriando nuestra relación. Ella encontró otro enamorado en Europa y yo tuve un affaire con una brasileña. Nuestro romance fue breve, pero muy intenso y hermoso. Gracias a ello, escribí estas Cartas de Mar y Amor que espero os hayan gustado. Gracias de nuevo Jacqueline.

 

  Román Sánchez Morata, Puerto Morelos, 14 de mayo de 2013.

 

    Ir a la carta nº1

Ir a: Apuntes de una travesía en solitario, o "como navegar con poco dinero"

 

 

10.05.2013 11:43

16.-

        19 de abril. 22:00 horas. Costa de Brasil.

 

Requetequerida Jacqueline:

                                               Hoy después de 16 días de mar hemos vuelto a ver tierra. Pero nos arrastramos, hoy sólo 55 millas en una sucesión de calmas y chubascos. Pasamos de ir a 0,5 nudos a 8 nudos en cuestión de segundos, pero los chubascos son breves y avanzamos a saltitos. Ahora mismo nos quedan tan solo 55 millas para llegar a Maceió y probablemente nos llevará 14 horas como mínimo. Nos resistimos a poner el motor, además así llegaremos de día, que siempre es más seguro y agradable.

            Como navegamos lejos de la costa, no puedo describirte como es pues tan solo vemos una costa baja de tonos verdes; no parece que esté muy habitada por que ahora, ya de noche, no se ven muchas luces. No paramos de ver mercantes en todo el día, con algún susto pues en los chubascos la visibilidad se reduce muchísimo. Este mediodía, en uno de ellos, repentinamente ha aparecido un súper-petrolero a escasos 300 metros. Afortunadamente nos ha visto y nos ha maniobrado, como mandan las normas de navegación —un buque de vela siempre tiene preferencia— aunque generalmente no lo hacen; y digo afortunadamente por que nosotros, en pleno chubasco tenemos muy restringida la capacidad de maniobra por el mucho viento que hay y por el mucho trapo (vela) que llevamos para aprovecharlos. Vamos a rumbos muy abiertos con respecto al viento —a un largo o por la aleta— y si nos hubiéramos tenido que poner a ceñir ¡No veas! Con el paño que llevábamos el barco se hubiera acostado completamente en el agua.

            Para celebrar la llegada a América he cambiado las sábanas que estaban pegajosas de tanta humedad, sal y sudor, me he dado una ducha de agua salada con aclarado de agua dulce y me he puesto ropa limpia y ¡sin sal! Una verdadera delicia. Además con tanto chubasco ha refrescado y ahora sólo tenemos 26º C, ¡Total!

            Mañana te contaré como es Maceió, una primera impresión, antes de franquear la carta.

            Besos y pellizcos.        Román

 

Ir a 17 (de 17 cartas de mar y amor)

 

 

04.05.2013 18:12

15.-

                               18 de abril

 

     Hola de nuevo.

    Entró un poco de viento por fin, sólo durante 12 horas, pero suficientes para refrescarnos un poco y hacer una singladura de 98 millas. Únicamente nos quedan 115 millas, supongo que mañana al anochecer llegaremos.

    Hoy he visto un mercante muy cerca. Contactado por radio nos ha dado su posición (navegación por satélite) que sólo se apartaba 5 millas de la calculada por nosotros. Todo un éxito después de 1.600 millas de situarnos únicamente por observación de astros.

    En el fondo me sabe mal que la navegación se acabe ya. Yo tengo cuerda para una semana más como mínimo. Si fuera solo, a lo mejor seguiría hasta Argentina de un tirón ¿Quién sabe?, pero también me agrada llegar a Brasil, pisar tierra, ver gente, tomarme unas cervezas heladas, comer carne y ver chicas bonitas. Esta larga crónica se acaba. Cuando llegue a tierra te la mandaré, probablemente en dos grandes sobres. A lo mejor tengo suerte y me espera una carta tuya. Cuídate mucho. Besos

Román

 

Ir a 16 (de 17 cartas de mar y amor)

 

 

26.04.2013 23:03

14.-

                                                       17 de abril, por la tarde

 

    Dulce y transparente Jacqueline: Si, creo que eres así, aunque sin sentimentalismo ni ingenuidad, me gusta.

    Hoy sólo 90 millas y menos viento, vamos con todo el trapo posible y aún así nos arrastramos, la próxima singladura, a lo peor es de 60 millas, pero todo tiene su lado bueno: Ayer noche lucía un cielo estrellado como pocas veces he visto, mejor dicho, nunca pues el cielo del hemisferio sur es diferente. Tan solo se ve muy baja en el horizonte norte, la vieja conocida Osa Mayor, por otra parte ya se ve la Cruz del Sur, la constelación que hace las veces de Polar e indica el Sur. Hacía fresquito en comparación al calor diurno y vino una manada de delfines a juguetear alrededor del barco. Saltaban y nadaban veloces por debajo del agua cruzando y recruzando la proa. Podías seguir sus evoluciones porque al desplazarse por el agua se creaba una estela fosforescente como la que dejamos por la popa algunas noches, pero con trazos inverosímiles, bonito de verdad; te hace sentir acompañado. Buena onda los delfines, sientes que hay alguna comunicación entre ellos y tu, de verdad.

    Se nos están acabando las reservas de comida variada, si seguimos así de lentos tendremos que comer sólo arroz, garbanzos y lentejas que será lo único que nos quede, pero bueno en el peor de los casos en tres días estaremos  en Maceió, o eso espero! Creo que los socios están empezando a pensar en poner el motor, extremo con el que estoy en absoluto desacuerdo. Motor para pasar las calmas con su secuela de chubascos, vale, pero esto es una semi-calma normal y se supone que estamos en un barco de vela. De cualquier forma, me temo que la moral anda un poco baja. Parece que las tormentas tropicales nos están dejando en paz… Veremos. Yo estoy bien, un poco aletargado supongo, es lo único que se puede hacer en estas circunstancias, sólo me falta un poco de amor y de ternura, pero esto con independencia de la navegación, claro.

    Muchísimos besos.                              Román

    PD. Todo irá mejor si entra viento. El viento es savia vivificante que hace que la sangre circule más rápido.

 

Ir a 15 (de 17 cartas de mar y amor)

 

 

22.04.2013 09:56

13.-

                                                                                                                                  16 de abril.

Querida y lejana Jacqueline:

                                               ¡Hace mucho calor! Estamos casi encalmados. Hace dos días que no nos pilla ningún chubasco, pero hoy vendrán, seguro, el cielo se está poniendo amenazador; casi lo prefiero, así refrescará un rato.

        Ayer estuvimos de reparaciones: Recoser el génova, arreglar el piloto automático, purgar el motor y otras cosillas.

        Hoy estamos postrados por el calor, no es que haga más, pero la ausencia de viento… Ha caído un pez volador grande en cubierta, también 7 u 8 minúsculos.

          En mi guardia de esta noche creo que he oído una ballena. No se veía nada pues la noche estaba muy oscura, pero se oían los soplidos de cuando expulsa el aire al emerger para respirar. Juraría que lo era, lástima que no hubiera luz.

           A este paso no creo que lleguemos antes del miércoles (hoy es sábado). La singladura de hoy: 123 millas ¿Dónde están los alisios? Soplan por la noche y de día parece que están agotados.

          Por la radio dicen que en tierra todavía hace más calor y no sopla nada de viento. También dicen que hay inundaciones (la radio brasileña ofcourse). Te dejo, voy a mojarme, aunque el alivio es momentáneo (la temperatura del mar es de 26º C.).

          ¿Cuándo volveré a verte? Se me hace tan largo… Besos y abrazos

Román

 

Ir a 14 (de 17 cartas de mar y amor)

 

 

18.04.2013 13:55

 

12.-

 

Atlántico sur, 15 de abril, mediodía. 98% de humedad. 29º C a la sombra.

 

    Hola amada amiga, las últimas 40 horas han sido plenas de acontecimientos que han roto la rutina de a bordo: Anteayer por la noche vimos tres mercantes y a las cuatro de la madrugada cuando terminaba mi guardia nos alcanzó un chubasco violento, como todos los de estos pagos. Al correrlo viento en popa (para no arriar paño) se liaron los curricanes de mala manera (3 horas de trabajo para desliarlos). Poco después localizamos un ruido como de entrada de agua que nos llevó de cabeza (como apareció, desapareció, fantasma total). Esto unido al fuerte viento que hacia cabecear el barco violentamente con escoras de 45º a menudo, hizo que casi no durmiera nada.

    Ayer por la tarde el viento roló al E con lo que llevábamos un rumbo de través largo, llegó el chubasco de turno con una rolada extraña y rapidísima del viento que hizo que las velas quedasen acuarteladas (recibiendo el viento por su lado malo, al revés de cómo deben ir); en esto entró una racha especialmente violenta y… el cáncamo de cubierta donde va sujeta la contra (aparejo que sujeta la botavara hacia proa y controla las trasluchadas) se arrancó de cuajo con un trozo de cubierta incluido, entonces la botavara trasluchó con violencia (trasluchar es cambiar de banda la botavara), afortunadamente sin daños graves (se dobló una pieza de acero del pinzote que articula la botavara con el mástil), pero con “susto” para el timonel —el que suscribe— al ser casi catapultado fuera del barco por la escota de la mayor. Todo esto sucedió en escasos segundos, inmediatamente después arriamos rápidamente el génova y corrimos con el viento (correr: seguir el mismo rumbo que el viento). Tras 15 minutos de viento fortísimo y cortinas de agua, todo se acabó y volvió a lucir el sol.  Cosas de este mar, pero ahora les tenemos mucho más respeto a los chubascos tropicales. El génova quedó un poco tocado en algunas costuras (el pobre ya está muy viejo para estos trotes) con lo que izamos el foque e hicimos reparaciones de emergencia (tapar el boquete de la cubierta, asegurar el pinzote, etc.) A todo esto el viento “desapareció” y a las nueve de la noche estábamos encalmados. Como estábamos muy cansados y con mucho sueño, pusimos el barco al pairo (foque acuartelado y timón todo a barlovento) quedando el barco casi quieto derivando muy lentamente, y nos fuimos a dormir después de cenar, hasta hoy a las ocho de la mañana (entró viento a las cinco, pero pasé de todo y seguí durmiendo). Han sido como unas vacaciones, ¡he dormido 7 horas de un tirón! 

    Hoy la misma rutina de siempre, pero un poco más atentos a los chubascos.

    La singladura de ayer fue de 125 millas.

    ¡Ah! Se me olvidaba lo más divertido: Antes de ir a dormir aparecieron dos pájaros en cubierta, dos “tiñosas picofinas”, parecidas a las golondrinas de mar (el atlas de aves marinas que tengo es una maravilla). Uno de los pájaros, cuando te acercabas salía volando aunque después volvía. El otro era súper confiado y se dejaba tocar. Después correteó por todo el barco inspeccionándolo todo, incluso se asomó al interior. Mas tarde ambos se instalaron en los guardamancebos y se durmieron. Cuando he salido a mear a las seis de la mañana estaban ambos en el mismo sitio durmiendo; los he acariciado y no se han molestado. Una bonita experiencia ¿verdad? Me imagino que el lugar donde deben anidar es la isla de Fernando Noronha.

    La singladura de hoy ha sido de 66 millas, no está nada mal teniendo en cuenta que sólo hemos navegado 14 horas.

    Ya me estoy quedando sin papel, ahora me doy cuenta que estoy usando el reverso de una hoja donde hice cálculos, pero no importa, a si ves de que va lo de la navegación astronómica.

    A lot of kisses. Think of me.   Román

 

Ir a 13 (de 17 cartas de mar y amor)

 

 

11.04.2013 16:51

11.-

                                  Atlántico Sur, 13/04/88 al anochecer

Queridísima Jacqueline:

    ¡Ya estamos en el hemisferio Sur! Ayer agarramos un pedo considerable. La cena riquísima: Huevos fritos, patatas fritas, taquitos de queso curado en aceite y codornices en escabeche (de lata, pero buenísimas). Brindé por Eolo y por Neptuno —también por ti, corazón— tirando un poco de ese excelente vino al viento y al mar y ellos se portaron bien obsequiándonos con una brisa suave del SE que permitió gobernar con el sufrido piloto. 

     Al comenzar mi guardia de medianoche empezó a refrescar y a la una había un buen viento establecido, los alisios del SE ¡por fin! Como el barco es estable de rumbo en ceñida me las ingenié para que se gobernara solo con la caña amarrada (con ese viento el pobre piloto no podía). Menos mal que aún estando pedo conservaba la lucidez y…, hasta ahora. Que maravilla, se gobierna solito, todo consiste en equilibrar el barco con los reglajes de las escotas del génova y la mayor, para que quede neutro y él solo hace el trabajo (esto sólo es posible en ceñida o a un descuartelar); únicamente hay que retocar el reglaje con las variaciones de intensidad del viento (es decir, muy de vez en cuando). Ahora ya de vagos totales, esto es vida.

     La navegación ha cambiado radicalmente. Vamos escorados 30º permanentemente a  estribor (derecha) y los movimientos del barco son más bruscos, no se balancea como en las empopadas, pero si cabecea considerablemente. Mi camarote, mejor dicho mi litera ahora es mucho más cómoda que la de Nacho/Marijó, al contrario que con empopadas. De día hace mucho calor, sólo respiras al paso de algún chubasco. La singladura de hoy: 138 millas, esto mejora, a este paso en una semana estaremos en puerto.

    Menú de este mediodía (yo de cocinero): Rovellons fritos en aceite y ajo. Arroz integral (sobras de ayer) refrito con cebolla, zanahoria y salsa mejicana (picante home-made) y cush-cush. Tapita de atún en escabeche (hecho en casa también). De postre plátanos. Carajillo de wisky. ¿Qué te parece? ¿Soy o no soy un buen partido? La pena es que se nos ha terminado el pan y hace demasiado calor para hacerlo, sólo la cocina normal te deja empapado y medio mareado.

    Besos

    Román

 

Ir a 12 (de 17 cartas de mar y amor)

 

 

 

<< 1 | 2 | 3 | 4 >>