Lugares e ínsulas

08.08.2012 18:24

 

    Las Islas Selvajes (en portugués Ilhas Selvagens) son un archipiélago formado por tres islas principales y varios islotes, situado en el Atlántico septentrional, entre las islas Madeira (de las que distan 280 kilómetros) y las islas Canarias (a 165 kilómetros), justo en el extremo norte de la plataforma submarina de las Islas Canarias. Las Selvagens están situadas entre los paralelos 30º 01’ 35’’ y 30º 09’ 10’’ N, y los meridianos 15º 51’ 15’’ y 16º 03’ 05’’ W. Son parte integrante de la Región Autónoma de Madeira, Portugal.

    El archipiélago está constituido por tres islas y una quincena de islotes dividido en dos grupos principales: el del norte y el del suroeste.

    En el del norte están el Ihéu Sinho, el Palheiro do Mar, el Palheiro de Terra y la Selvagem Grande: ésta, con forma de polígono, tiene kilómetro y medio de largo por kilómetro y medio de ancho, con costas muy escarpadas que dificultan su acceso, una meseta de unos 100 metros de altitud y tres picos más elevados con La Atalaya —183 metros y máxima altura del archipiélago— donde se encuentra el faro.

    Por su parte, el grupo del suroeste está formado por dos islas pequeñas: La Selvagem Pequena con el Pico de Veado como máxima altura —49 metros— y donde se encuentra un faro y el Ilhéu de Fora (18 m), así como varios islotes.

    La distancia entre ambos grupos es de 15 kilómetros. La superficie total del archipiélago es de 273 hectáreas (2,73 km²).

    La zona es bastante sucia con numerosas piedras y bajos fondos, por lo que debe navegarse con gran precaución.

    En la costa sur de la Selvagem Grande se encuentra la Ensenada das Cagarras en cuya parte E está el mejor desembarcadero de la isla. Las embarcaciones menores encontrarán fondeadero en la medianía de la entrada de esta ensenada con 13 metros de profundidad. El fondeadero es seguro únicamente con vientos del primer cuadrante o calma.

    En el sur de la Selvagem Pequena se puede fondear en 30 metros arena/coral a 0,7 millas al 339º del Pico do Veado o más cerca de la playa si la embarcación es menor. La aproximación deberá hacerse con mucha precaución por los numerosos bajos y piedras existentes. El mejor lugar para desembarcar es en la playa sur con bajamar.

    

    Por último, se puede fondear al SW del Ilhéu de Fora en 30 metros de agua sobre buen tenedero a 0,8 millas al 047º del punto culminante del mismo. Hay un lugar de desembarque en el SE, próximo a la Punta do Sul.

    En 1438, Digo Gomes de Sintra proclamó haber descubierto casualmente las Ilhas Selvagens, al regresar a Portugal desde Guinea. Sin embargo, ya se tenía constancia de la existencia de estas islas desde tiempos antiguos y ya aparecían representadas en la carta náutica del mallorquin Angelí Dulcert de 1339, en la de los hermanos Pizzigani fechado en 1364 y en el planisferio del también mallorquin Abraham Cresques de 1375. Durante todo el proceso de conquista de Canarias por parte de vasallos de la Corona de Castilla con permiso del Papa, los barcos castellanos y bretones no dejaron de visitar las Islas Salvajes, pero sin dejar población por considerarlas inhabitables (sin agua, peligrosos arrecifes y suelo pedregoso) y de nulo valor económico. Dieron por sentado que pertenecían al conjunto de Canarias, pero en los siglos venideros tanto España como Portugal las consideraron suyas. Las islas estuvieron deshabitadas a pesar de tentativas de españoles y portugueses que fracasaron. Legalmente, las islas fueron propiedad privada hasta el año 1971.  

    En 1881 España decidió construir un faro, ante la oposición de Portugal. El gobierno español declaró: “De los antecedentes que existen en el Ministerio de Estado en Madrid, se deduce claramente que no está determinado si la soberanía de la isla pertenece a España o a Portugal”.

    El proyecto de construcción del faro se paralizó hasta 1911, en el que España comunicó a Portugal su intención de construirlo e incorporar definitivamente las Selvajens a Canarias. Ante la disconformidad del país vecino, se llegó a un acuerdo para evitar cualquier acto que pudiera obstaculizar el logro de una solución amigable. En 1929 el conocido y prestigioso navegante, historiador y contraalmirante de la Armada portuguesa, Gago Coutinho, declaró que las islas pertenecen a Madeira y, por tanto, a Portugal.

    La Comisión Permanente de Derecho Marítimo Internacional falló, el 15 de febrero de 1938, en favor de Portugal. España, en plena guerra civil, no presentó recurso ante la Comisión y, a día de hoy, todavía no ha aceptado de iure la soberanía portuguesa.

    En el pasado se recogía con fines comerciales la urzela, un liquen del género Nemaria, utilizada para la obtención de tinte púrpura. También se introdujo el arbusto llamado zumaque (osumagre en portugués) Rhus Coriaria, utilizado para el curtido de cueros. Hoy en día la flora y la fauna de la Selvagem Grande están en fase de recuperación, una vez erradicadas las especies introducidas (Rhus Coriaria, Isatis Praecox, Oryctolagus cuniculus, Mus barbarus y Mus musculos). Unos pocos pescadores canarios solían habitar la Selvagem Pequena, en los veranos de los dos primeros tercios del siglo XX.

    Las Salvagens fueron propiedad privada hasta que en 1.971 su último propietario, el banquero Luiz Rocha Machado las vendió al gobierno portugués, quien el mismo año creó la Reserva Natural de las Islas Salvajes integrada en el Parque Natural de Madeira. En 1992, el Consejo Europeo la calificó como Área Natural.

    La población actual se reduce a un grupo de guardias, pertenecientes al CVN (Cuerpo de Vigilantes de la Naturaleza) portugués y, en ocasiones, un retén de Fuzileiros navais.

    Desde un punto de vista geológico, pertenecen a la Macaronesia, región formada por cinco archipiélagos de origen volcánico que de norte a sur son: Azores, Madeira, Salvagens, Canarias y Cabo Verde, pertenecientes a la placa tectónica Africana.

    Las islas se encuentran en el límite norte de los vientos alisios del NE y por tanto su clima es oceánico subtropical, pero a causa de su poca altura, muy seco.

    Las Islas Selvagens son áridas y con poca vegetación, pero constituyen un valioso santuario ornitológico. En ellas existe la mayor colonia de Pardelas cenicientas (en portugués CagarrasCalonectris diomedea borealis del mundo, con una población estimada de cerca de 18.000 parejas.

Las aves más numerosas de las Selvagens son: el Paiño de pecho blanco, con más de 40.000 parejas, el Petrel de Bulwer, 

el Paiño de Madeira y la Pardela chica.

    Por contra el Charrán común y la Gaviota patiamarilla cuentan con con menos de 50 parejas cada una.

    La Selvagem Grande, la Selvagem Pequena y el Ilheu de Fora son el hábitat de un reptil de la familia Gekkonidae, el perenquén de Boettger (Tarentola boettgeri bischoffi) que también habita en el archipiélago canario —Gran Canaria, El Hierro y los Roques de Salmor—.

    La vegetación de las Selvagens tiene mayor afinidad con las Canarias que con Madeira. La flora terrestre es, en su mayor parte, rastrera y comprende cerca de 105 plantas distintas de las cuales, 11 son endémicas de estas islas.

    Botánicamente el Ilheu de Fora está prácticamente intocado. En él, habita un coleóptero endémico Deuchalion oceanicus asociado con la tabaiba Euphorbia anacoreta, una planta tambien endémica de las Selvagens.

    El naturalista francés Jacques Cousteau dijo que estas islas tenían las aguas más limpias y transparentes que jamás hubiese visto.

 

    El veril de los 200 metros delimita una “Área especialmente protegida” en la que está prohibida la navegación de buques grandes. Para desembarcar se necesita permiso.

        Román Sánchez Morata  08-08-2012

Nota publicada el 26-07-2017: No hace mucho, la investigadora portuguesa Fernanda Duraõ Ferreira ha publicado un ensayo titulado "Ilha Selvagem Grande - A Petra Atlântica". He aquí un reportaje (en inglés) donde se expone la interesante hipótesis de su remoto pasado: Selvagem Grande Island the "Petra Atlantica".

 

Fuentes:

Derrotero nº 4, Costa Occidental de África e islas Açores, Madeira, Selvagens y Canarias.

Parque Natural da Madeira.

Vitor Reinecke,  https://www.panoramio.com

https://commons.wikimedia.org

https://es.wikipedia.org

https://ilhasselvagens.blogs.sapo.pt/

https://bartomeus.blogspot.mx

https://www.lanecc.edu

https://raivaescondida.wordpress.com

https://www.biodiversityexplorer.org

https://plantasdemitierra.blogspot.mx

 

20.07.2012 12:15

 

    
    Las islas Columbretes —Els Columbrets en catalan— son un pequeño archipiélago de islotes y escollos volcánicos situadas a unas 28  millas  al 118º de Cabo de Oropesa, con el cual forman una canal de 30 a 100 metros de agua sobre arena y alguna que otra piedra, en el Mediterráneo Occidental. Administrativamente están integradas en el término municipal de Castellón de la Plana, Comunidad  Valenciana, España.
    Historia: Los griegos las conocían con el nombre de Ophiüsa y los romanos como Colubrária por habitarlas gran cantidad de estos reptiles.
Desde muy antiguo fue refugio eventual de navegantes, piratas, corsarios, contrabandistas y pescadores.
    El Brigadier de la Real Armada Vicente Tofiño - de cuyo apellido tomó nombre que aún perdura, Puerto Tofiño en la Isla Grande - dice: “... existe una ensenada en forma de abrigo para embarcaciones pequeñas que los galeotes de los moros se han valido de ellas para ocultarse y hacer sus piraterías...”
    En 1823, el Capitán W. H. Smyth, más tarde almirante, realizó estudios pormenorizados del archipiélago, que fueron publicados en The Journal of the Royal Geographycal Society of London en 1831 y dos años después en la Carta Esférica de la Costa de España desde el Cabo de Gata hasta el de Oropesa: “... lo que más sorprende y es digno de ser destacado, es el número de serpientes que pueblan el terreno.”
    El faro empezó a construirse en 1855, reinando en España Isabel II.
    La necesidad de construir casas para los obreros mostró la abundancia de víboras, culebras y alacranes en la isla. A partir de 1856, con población permanentemente, las necesidades de leña y los incendios para exterminar los reptiles, acabaron con los pocos árboles y arbustos que había en las islas.
    Desde que el faro comenzó su actividad en 1860 hasta 1975 en que se automatizó, una o más fareros con sus respectivas familias habitaron el faro. No se instaló un equipo de radio hasta 1921. Hay un pequeño cementerio en la isla, testigo silencioso de la abnegación y dedicación de los fareros y sus sufridas familias. Los suministros, si el tiempo lo permitía, llegaban quincenalmente a la isla generalmente desde Castellón o Vinaroz en embarcaciones cuya travesía duraba entre 5  y 12 horas.
    El archiduque Luis Salvador de Habsburgo-Lorena visitó las islas y escribió la monografía “Columbretes” publicada en Praga en 1895.
    A principios del siglo XX, las islas fueron base de numerosas embarcaciones de pesca de la sardina.
    Entre 1950 y 1982 El Carallot y La Foradada sirvieron de blanco ocasional a la Armada Española, al Ejercito del Aire y a la USAF. Con la década de los 70 las embarcaciones de recreo comenzaron a visitar, sin ningún control, las Columbretes, degradando y empobrecieron la flora y fauna terrestre y submarina de las islas.
    Las islas son declaradas Parque Natural mediante el Decreto 15/1988, de 25 de enero, del Consell de la Generalitat Valenciana.
    Mediante la Orden de 19 de abril de 1990, el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación crea una Reserva Marina de 4.400 hectáreas de superficie que es declarada ZEPIM (Zona especialmente protegida de importancia para el Mediterráneo).
    La Ley 11/1994, de 27 de diciembre, de la Generalitat Valenciana, recalifica el archipiélago de las islas Columbretes como Reserva Natural. 
    Desde 1988, los guardas del parque, por relevos, habitan permanentemente en Illa Grossa.
    Descripción: El archipiélago está formado por 4  grupos de islas e islotes separados por canales de 50 a 70 metros de agua sobre cascajo y conchuela. Todos los islotes son tajados y, en general inaccesibles y carecen de agua. Ocupan un espacio de casi 3,5 millas de N a S. Las Columbretes son  uno de los pequeños archipiélagos con mayor interés ecológico del mar Mediterráneo.
    Los cuatro grupos se llaman illa Grossa, isla Grande o Columbrete grande; la Ferrera o islote Malaspina; la Foradada, la Horadada o islote Ferrer y el Carallot, islote Bergantín o Galiano. Ocupan una superfície total de 19 hectàreas, 14 de las cuales en illa Grossa.
    La isla de mayor tamaño, conocida como la "Columbrete Grande" o “Illa Grossa" o  “isla Grande” tiene un perfil en forma de arco abierto, característico de caldera volcánica colapsada. La illa Grossa cuenta con un faro, que situado en un cerro de 67 metros de altitud —Mont Colobre—, conforma el punto más elevado del archipiélago.
    Tiene una extensión de 900 metros de N. a S. El ancho máximo es de 200 metros, formando una media luna, cuyos cuernos, se encuentran distantes 400 metros entre sí mirando al NE.
    La Isla Grossa abraza una ensenada en forma de herradura, abierta 45 º al NE que se llama Puerto Tofiño. En la prolongación del cuerno SE se encuentran el Mascarat (35 m), la Senyoreta (21 m) y el Mancolibre (31 m). 
    Las embarcaciones podrán permanecer dentro del puerto cuando los vientos soplen del SE, del S, del SO y del W. A tal efecto existen unos muertos con sus respectivas boyas distribuidos en toda la extensión del puerto. Está prohibido fondear.
    Si los vientos rolan al NW, N, NE o E, las embarcaciones tienen que salir y proceder a otros puertos o aguantarse a sotavento de la isla. En la costa W y SW de la isla existen unas argollas ancladas en la piedra y unos bolardos.
    La Ferrera o islote Malaspina que, por su color y aspecto parece de hierro tiene una altura máxima de 43 metros sobre el nivel del mar y es casi inaccesible. 
    Se encuentra a unas 0,8 millas al WSW de illa Grossa y está rodeada de los islotes Espinosa, Bauzá, Valdés y Navarrete. No hay paso claro entre los islotes. Al sur hay un par de boyas de fondeo que únicamente se utilizarán con buen tiempo.
    La Foradada o la Horadada, también Ferrer. Situada a una milla al sur de la Ferrera con una altura máxima de 55 metros. El islote tiene un bellos arco por el que, antes de ser dinamitado, se podía cruzar en bote.
    Todavía puede verse algún proyectil incrustado en la roca. Frente a su costa este se alzan los islotes Lobo y Méndez Núñez. Hay un par de boyas que señalan sendos muertos al W de la isla que sólo se podrán utilizar con buen tiempo.
    El Carallot, islote Bergantín o Galiano. Este grupo que toma nombre del islote principal se encuentra aproximadamente a milla y media al sur de la Foradada y está constituido por dos grupitos: El del oeste con el Carallot, Cerqueiro y otros escollos y el del este (a unos 250 cables al este del Carallot) compuesto por los islotes Churruca, Baleato y otros escollos.
    El Carallot, también con un pequeño arco, desde lejos parece un bergantín navegando a toda vela, de ahí su nombre en español. Su altura es de 32 metros sobre el nivel del mar.
 
    Hay bajos, piedras que velan y escollos en toda el área, por lo que será necesario disponer de carta náutica para poder navegar entre los islotes.
    El clima es Mediterráneo ligeramente más cálido y seco que la costa valenciana a su altura.
Geología: Durante el cuaternario una serie de emisiones volcánicas submarinas llegaron a la superficie marina formando un nuevo archipiélago. El vulcanismo de las Columbretes está asociado a una zona de subducción donde la corteza oceánica se va consumiendo. A causa de este hecho, se podría considerar que el campo volcánico de las Columbretes está siempre activo pero no hay ninguna referencia de erupciones posteriores a las que originaron las islas.
    Las islas Columbretes se asientan en un extenso campo volcánico de cuarenta kilómetros de largo y unos quince de anchura. Se sitúan sobre una zona de la plataforma continental próxima al talud, a sesenta o setenta metros de profundidad aunque, hacia el este, rápidamente llega hasta profundidades de mil metros. Empezó a formarse hace diez millones de años con emisiones submarinas de magmas fonoliticos de color gris verdoso. Sobre éstas se depositaron escorias muy soldadas y compactadas, de tonalidad rojiza. Por encima, se situaron unas pequeñas coladas vítreas de fonolitas de unos cincuenta entímetros de espesura y muy oscuras. Hace un millón de años empezó el período de erupciones volcánicas, caracterizadas por magmas más básicos (basanitas) en emisiones submarinas. Los volcanes de esta clase mejor conservados son Illa Grossa, la Senyoreta, el Mascarat y el Mancolibre. El volcán de Illa Grossa se construyó a lo largo de cuatro episodios. Los dos primeros fueron submarinos, de carácter explosivo muy violento con lanzamiento de fragmentos a gran distancia. Después de la retirada del agua del mar de la zona del cráter, un nuevo episodio generó materiales piroclásticos (picón) y bombas de dimensión variable. Son materiales muy oscuros que se localizan en algunas zonas de Illa Grossa, el Mascarat y la Senyoreta. La zona del cráter volvió a ser inundada por el mar y se produjo un nuevo período volcánico, caracterizado por depósitos piroclásticos, especialmente importantes en la zona de las casernas.
    Mayoritariamente, los materiales que configuran las islas son basanitas -rocas volcánicas básicas, caracterizadas por la presencia de piroxeno y olivino (de un millón a trescientos mil años) y fonolitas, rocas volcánicas del mioceno, de ocho a diez millones de años, caracterizadas por la abundancia de feldespatos y feldespatoides.
    Riqueza marina: En el infralitoral de las Columbretes destacan tres tipos de hábitats: las praderas de la fanerógama marina Cymodocea nodosa, muy importantes debido a que son zonas de refugio, alimentación y cría de infinidad de organismos marinos; los fondos de Maërl, compuestos por algas calcáreas y que abarcan extensas zonas en Columbretes y los fondos rocosos, donde vive la langosta roja Palinurus elephas y donde se pueden encontrar, a mucha profundidad, poblaciones de gorgonias rojas Paramuricea clavata únicas en el Mediterráneo.
    Llama la atención la gran cantidad de peces presentes en aguas de Columbretes como meros Epinephelus guaza y corvinas o corvallos Sciaena umbra y su pasividad ante la presencia humana gracias a la regulación de la pesca. La riqueza algar del fondo de Columbretes es también un signo de la calidad de las aguas y la protección del medio.
    En las proximidades de las Islas también se puede disfrutar de la presencia de delfines mulares Tursiops truncatus, barracudas Sphyraena sphyraena o peces luna Mola mola. Ocasionalmente se pueden observar grandes cetáceos como el rorcual común Balaenoptera physalus.
    Las 4.400 ha de superficie marina protegidas bajo la figura de Reserva Marina desde el 19 de abril de 1990 están gestionadas por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación. Las inmersiones están limitadas y hay que solicitar permiso con antelación: parque_columbretes@gva.es .
    Vegetación: A pesar que muchas son las especies que deben haber llegado hasta las islas a lo largo de su historia,vpocas son las que han podido soportar las durasccondiciones ambientales del archipiélago. En elcreducido espacio emergido ofrecido por las Columbretes se añaden otros condicionantes como la aridez, el escaso suelo, las tempestades, la gran insolación y la elevada salinidad a los que las plantas que viven están adaptadas. Quizá así comprendemos mejor por qué no hay ninguna especie arbórea nativa en las islas. Además el aislamiento implícito y la condición volcánica del archipiélago han producido un fenómeno de gran importancia: la aparición de nuevas especies.
    Aparte de las condiciones extremas, las especies también debieron sobrevivir a años de presión humana después de la construcción del faro. Las que lo soportaron encuentran ahora unas excelentes condiciones para desarrollarse. Las plantas perennes crecen poco a poco, cubriendo el suelo y evitando la germinación de otras especies. Las plantas anuales aparecen en zonas de suelo descubierto aprovechando las escasas lluvias para florecer y dispersar sus simientes con rapidez. Otras especies como el lentisco (Pistacia lentiscus) debieron ser reintroducidas por los guardas en los inicios de la protección.
    Entre las plantas destacan dos endemismos: el mastuerzo marítimo (Lobularia maritima ssp. columbretensis) y la alfalfa arbórea (Medicago citrina) perfectamente adaptadas a las duras condiciones ambientales. La planta predominante es la sosa fina (Suaeda vera) que cubre mayoritariamente l’Illa Grossa.
    Otras plantas interesantes son la zanahoria marina (Daucus carota ssp. Commutatus), el hinojo marino (Crithmum maritimum), la orzaga (Atriplex halimus), la malva arbórea y la malva mauritánica (Lavatera arborea y Lavatera mauritanica), el espárrago silvestre (Asparagus horridus), la cambronera (Lycium intrincatum) y el oroval (Withania frutescens).
    En el archipiélago hay dos microrreservas de flora, una en la isla de la Ferrera y la otra en la Foradada.
    Fauna: El origen, tanto de la flora como de la fauna en las islas Columbretes debemos buscarlo en las tierras más próximas de la costa de Castellón, aunque la presencia de algunas especies sugieren una relación directa con las islas Baleares. El fenómeno de especiación es evidente en los animales terrestres de las Columbretes ya que se ven privados de los mecanismos de dispersión que les aseguran el flujo genético con otras poblaciones.
    En total aparecen al menos diez especies de insectos exclusivas del archipiélago, mayoritariamente escarabajos tenebriónidos como Alphasida bonacherai o Tentyria pazi. También encontramos una especie de caracol endémica, Trochoidea molinae.
    Uno de los animales más emblemáticos de las islas es sin ninguna duda la lagartija de las Columbretes (Podarcis atrata) que mantiene cuatro poblaciones aisladas en diferentes islotes. Esta lagartija es especialmente abundante en Illa Grossa donde la ausencia de enemigos las ha hecho confiadas y fáciles de observar. Para evitar la superpoblación han desarrollado mecanismos de autocontrol, destacando el elevado canibalismo de los adultos que frecuentemente se comen huevos y crías.
    Otro animal destacable a causa de la gran abundancia es el escorpión amarillo (Buthus occitanus) con el que los habitantes de las islas han debido aprender a convivir.
    Las legendarias culebras que dieron nombre a las islas desaparecieron hace más de un siglo y, aunque en el Museo Nacional de Ciencias Naturales, en Madrid, se conserva un ejemplar de víbora supuestamente de Columbretes, no podemos estar seguros de qué tipo de ofidio vivía en el archipiélago.
    Especial mención merecen las aves, ya que la importancia que para algunas especies tienen las islas fue fundamental para su protección. Destacan las especies de aves marinas que han elegido los acantilados volcánicos de las Columbretes como lugar de cría. Seis especies lo hacen de forma habitual: La gaviota de Andouin (Larus audouinii), el cormorán moñudo (Phalacrocorax aristotelis), la pardela cenicienta (Calonectris diomedea), la gaviota patiamarilla (Larus cachinnans), el paíño común (Hydrobates pelagicus) y el halcón de Eleonora (Falco eleonorae) que cría aquí desde agosto hasta octubre.
    También ocasionalmente se establece el halcón peregrino (Falco peregrinus).
    Además las Columbretes destacan por la abundancia de pájaros migratorios que durante los largos viajes utilizan estos islotes como área de reposo, se pueden identificar más de doscientas treinta especies diferentes a lo largo del año. Destacan el mosquitero común (Phylloscopus collybita), el papamoscas gris (Muscicapa striata), el verdecillo (Serinus serinus), la lavandera boyera (Motacilla flava), las currucas cabecinegra y carrasqueña (Sylvia melanocephala y Sylvia cantillans), el tordo (Turdus philomenos), el zarapito trinador (Numenius phaeopus), el aguilucho lagunero (Circus aeruginosus) y el águila pescadora (Pandion haliaetus). Todo lo que se ha expuesto ha hecho que el archipiélago haya sido declarado zona de especial protección para las aves (ZEPA).
    Normas de comportamiento del Parque:
1.- No se permite desembarcar en cualquiera de las islas o islotes, salvo en la Isla Grande y en presencia del personal del Parque.
2.- Es necesario transitar siguiendo los senderos a tal efecto marcados. Se precisa permiso para desembarcar, autorizándose un máximo de 6 personas simultáneamente. (canal 9 de VHF)
3.- No se permiten actividades que puedan afectar a la flora y a la fauna así como tomar muestras del suelo o de las rocas.
4.- No acercarse a los nidos de las aves durante el periodo de reproducción.
5.-Las basuras o desperdicios se depositarán en los contenedores al llegar a puerto y no en las islas o en el mar.
6.- Los animales domésticos no desembarcarán en las islas.
7.- Evitar fumar y en caso de hacerlo no tirar colillas al suelo.
8.- La pesca en el entorno de las islas está regulada por la Orden Ministerial del 19 de Abril de 1990, por la que se crea la Reserva Marina de las Islas Columbretes.
 
    Román Sánchez Morata - 20-07-2012
 
Vídeo "Islas Columbretes" de Boro Corbera. Diputación de Castellón.
 
Fuentes:
Derrotero numero 3, tomo 1. Instituto Hidrográfico de la Marina.
Generalitat Valenciana, Conselleria de Mig Ambient.
Ministerio de Agricultura, Dirección Provincial de Castellón.
https://parquesnaturales.gva.es 
https://www.absolutcastellon.com
https://alumnatbiogeo.blogspot.mx
https://html.rincondelvago.com
https://trueca.blogspot.mx
 
 
 
10.07.2012 11:33

 

    La isla Marión, cuyo nombre proviene del navegante francés homónimo, es una isla austral del archipiélago de las islas del Príncipe Eduardo, en el océano Índico sur. El archipiélago está formado por dos islas —Marion y Prince Edward— y algunos islotes.

    La isla Marion está situada a 1.770 kilómetros al sureste de Port Elizabeth (Sudáfrica) en 46°52'34"S, 37°51'32"E, en plenos “rugientes cuarentas”. Las Islas Crozet, a 950 kilómetros al este, son las tierras más cercanas.

    La isla tiene aproximadamente 19 kilómetros de longitud por 12 kilómetros de anchura con una superficie de 290 km². La mayoría de sus 72 kilometros de costa son acantilados.

    La superficie total del archipiélago es de 316 km² y forma parte de la República de Sudáfrica. La isla Marion es la más alta, siendo el punto más elevado el “State President Swart Peak”con 1.230 metros, permanentemente cubierto de nieve y hielo. Hay muchos cráteres secundarios en la superficie de la isla, algunos de ellos convertidos en lagos, lo que revela el origen volcánico de esta. La edad de la isla se cifra en 270.000 años.

    En el centro de la isla apenas hay vegetación, únicamente líquenes. En el resto, mayormente cenagoso, crecen helechos, musgos y unos pocos arbustos, lo que es debido a la abundancia de precipitaciones de lluvia y nieve (2.210 mm de media anual). No hay árboles debido a que el viento del oeste sopla constantemente con mucha intensidad. Los días soleados son escasos y la temperatura es muy baja en invierno.

    Hasta 1980 se creía que la actividad volcánica había cesado totalmente, pero en ese año hubo una erupción. Hoy en día la isla está clasificada como volcán activo.

    Hay un glaciar en el centro de la isla, a unos 1.000 metros de altura, llamado “The Ice Plateau” En la actualidad es mucho más pequeño que hace 30 años y sigue reduciéndose.

    La costa es mayormente acantilada y muy escarpada, aunque hay unas cuantas playas.

    La mayoría de estas playas son de rocas o de cantos rodados, con miles de elefantes marinos durante la época de cría. Sólo dos de las playas pueden considerarse de arena, estando ocupadas por colonias de Pingüinos Emperador.

    También hay pequeñas colonias de pingüinos Macaroni y otras dos especies, donde los págalos y petreles gigantes cazan. La isla alberga una de las escasas colonias de cormoranes reales del mundo y es lugar de cría de albatros y petreles.

    No había depredadores terrestres, hasta que en 1949, se introdujeron dos parejas de gatos para que exterminaran a los ratones que habían desembarcado con los cazadores de focas en el siglo XIX. Los gatos acabaron con los ratones, pero, sin enemigos, se reprodujeron de tal manera que amenazaron la existencia de los mencionados cormoranes reales y petreles. En 1979 se contabilizaron más de 3.700 individuos y se puso en marcha un severo programa de exterminio para combatir la amenaza.

    El marino holandés Barent Barentszoon Lam, a bordo del Maerseveen en ruta hacia las Indias Orientales, avistó por primera vez el archipiélago en 1663. Erróneamente situó las islas en 41º de latitud sur, por lo que sucesivas expediciones holandesas no logran dar con ellas.

    Redescubiertas en enero de 1772 por el navegante francés Marc-Joseph Marion du Fresne que, hallándose en la búsqueda del continente austral, las tomó en un primer momento por sendos cabos del mismo y las bautizó como Terre de l'Espérance.

    En 1776, el capitán Cook, en su segundo viaje, avistó las islas, pero a causa del mal tiempo reinante, desistió de intentar un desembarco.

    El explorador inglés James Clark Ross trató de abordarla sin éxito en 1840 y las denominó “Prince Edward Islands”. Finalmente, el capitán británico George Nares, al mando del HMS Challeger, durante una expedición oceanográfica alrededor del mundo, aborda la isla en 1874. No permaneció en la isla más que unas pocas horas, el tiempo justo para recolectar algunos especímenes de su fauna y flora y para proclamar la soberanía del Reino Unido sobre el archipiélago.

    Durante el siglo XIX se diezmó a la población de elefantes marinos de la isla para la obtención de aceite. La operación se realizaba en las playas y requería tiempo. Mientras se hervía la grasa para obtener el aceite, los trabajadores mataban, tanto focas, por sus apreciadas pieles, como  pingüinos,  también por sus pieles con las que, en Inglaterra, Francia y EE.UU, se fabricaban guantes.

    Existe documentación que evidencia un desembarco de “loberos” o cazadores de focas, ya a principios de 1804. Parece ser que, en las primeras cinco décadas del siglo, el archipiélago fue un importante punto de encuentro de estos personajes provenientes en su mayoría de Francia, EE.UU y UK. La segunda mitad del siglo XIX conoció el auge de los loberos noruegos y de los basados en Ciudad del Cabo. La caza masiva e indiscriminada de mamíferos marinos continuó hasta que en 1930, debido a los pocos ejemplares que quedaban, cesó de ser rentable.

    En 1947 Gran Bretaña transfirió el gobierno del Archipiélago a Sudáfrica. La República de Sudáfrica tomó posesión oficial de la isla el 4 de enero de 1948. Los sudafricanos instalaron una estación meteorológica y biológica en los años siguientes.

    En 1995 el conjunto del archipiélago fue declarado reserva natural. El acceso a la isla está prohibido.

    Actualmente la estación científico/meteorológica está ocupada por entre 7 y 14 personas que se van relevando periódicamente, siendo estos los únicos habitantes del archipiélago.

    Se puede fondear en la ensenada de Transvaal -donde se encuentra la estación- entre 46 y 55 metros de profundidad, buen tenedero. El barco deberá estar listo para hacerse a la mar, pues las condiciones pueden cambiar muy rápidamente. También se puede fondear en la "Ship's Cove", en la costa norte (46°51'S , 37°50'E), a 0,3 millas de la costa con una profundidad de 29 metros. la mayoría de los fondos alrededor de las islas están constituidos por praderas submarinas de algas. hay algunos arrecifes que, con buen tiempo, no rompen y las corrientes son, en algunos lugares, muy fuertes. Por todo ello, habrá que extremar las precauciones cuando se navegue por estas aguas.

    Desde Marion, en días claros, se ve perfectamente la otra isla del archipiélago, Prince Edward Island.

 Román Sánchez Morata. 10-07-2012

Marion Island: A Wilderness Story

    Fuentes:

    https://www.sanap.org.za

    https://www.hartrao.ac.za           

    https://www.polarconservation.org

    https://es.wikipedia.org

    https://www.btinternet.com

    https://web.uvic.ca

    https://blogs.timeslive.co.za

    https://earthobservatory.nasa.gov

    https://www.eoearth.org

 

 

25.06.2012 18:25

 

    Isla perteneciente al archipiélago de las 

Islas Marianas.-
    Las Islas Marianas (a menudo llamadas Las Marianas y también Islas de los Ladrones) son un grupo de islas formadas con las 15 cimas de la parte sur de una cordillera submarina de volcanes que se extiende a lo largo de 2.600 kilómetros, desde Guam hasta muy cerca de Japón, en el océano Pacífico.
Gabriel Zafra https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Mariannes2006.es.svg#/media/File:Mariannes2006.es.svg
 
    Constituyen el archipiélago más septentrional de la Micronesia. Se encuentran aproximadamente al sur de Japón, al este de Filipinas y al norte de Nueva Guinea. La superficie del archipiélago es de 1.026 km². Guam es la mayor de las islas con 544 km², le siguen Saipán con 115, Tinian con 101 y Rota con 85 km². Las restantes 11 islas tienen superficies comprendidas entre los 0,85 km² del Farallón de Medinilla  y los 47 km² de Pagan.
    Las islas forman un clásico ejemplo de una formación de islas en arco (que se extiende unas 450 millas de norte a sur). En el norte, las islas son geologicamente jóvenes, habiéndose formado en los últimos 5 millones de años. Su formación todavía continua hoy en día con actividad volcánica frecuente (Anatahan 2005, Pagan 1993 y Farallón de los Pájaros en 1967). En el sur, las islas son más viejas (30 millones de años) y están compuestas de rocas volcánicas y coral.
Isla de Maug.-
 
    Está situada al norte de la cadena de islas que forman el archipiélago de las Marianas. Únicamente el Farallón de los Pájaros está situada más al norte, a unas 36 millas. A 23 millas al SSE se encuentra la Isla de Asunción. Maug island (isla Norte 20°02’N y 145°13’E) se encuentra aproximadamente a 285 millas al norte de Saipan.
    Maug está compuesta por tres abruptas y acantiladas islas deshabitadas. El grupo tiene la apariencia de un cráter parcialmente colapsado. Donde estuvo el cráter, hay ahora un profundo y espacioso puerto natural.
 
    Las islas Oeste (Nishi-shima) y Norte (Kita-shima) están cubiertas por hierbas y matorrales, mientras que en la isla Este (Higashi-shima) hay algunas palmeras. La superficie total de las tres islas es de aproximadamente 2 km². La caldera tiene un diámetro exterior de 3,3 km y un diámetro interior de 2,2 km. La máxima altura, en la isla Norte, es de 227 metros. 
 
    Bajo el agua, hay los mejores corales de las Marianas y multitud de fauna acuática como tiburones, barracudas, atunes, etc. También se pueden observar las burbujas de los gases que emergen del subsuelo y el aumento de temperatura alrededor de estos surgideros.
 
Historia.- 
    El primer europeo que vio el archipiélago (las islas de Saipan, Tinian y Guam) fue Fernando de Magallanes en 1521, que desembarcó en Guam y reclamó las islas para el Rey de España, bautizandolas como "Islas de los Ladrones".
    Cuando Magallanes desembarcó en Guam, los nativos -chamorros- nunca habían visto anteriormente europeos, pero ya practicaban el comercio con los habitantes de las islas vecinas, así que asumieron que los europeos también hacían lo mismo. Utilizando pequeñas barcas, abordaron los navíos de la expedición de Magallanes y les ofrecieron comida, agua y refugio.
    De acuerdo con las historias de los chamorros, ellos esperaban un pago por estos bienes. Estaban especialmente interesados en el hierro que habían visto en los barcos de Magallanes. Sin embargo, desde el punto de vista de los europeos, los isleños eran un pueblo amable y desprendido que no pretendía nada a cambio de su generosidad. Al no recibir ninguna recompensa por los suministros y la hospitalidad que habían proporcionado a los europeos, los chamorros abordaron secretamente los barcos y se llevaron el hierro que querían. Al percatarse Magallanes y los españoles del robo, cargaron desproporcionadamente contra los nativos, matando algunos de ellos e incendiando sus poblados. Después, la expedición dejó las islas y siguió su periplo alrededor del mundo.
    En 1667 España las reclamó efectivamente, y les puso el nombre de la reina española Mariana de Austria, esposa de Felipe IV. El 15 de junio de 1668 llegó a la isla de Guam (llamada entonces Guaján) una expedición de jesuitas enviados por la misma reina, su misión era predicar el evangelio en las nuevas posesiones. Los misioneros se establecieron en Agaña, Guam y en un principio fueron bien acogidos por el cacique indígena Quipuha o Kepuha, quien se convirtió al catolicismo. Pero, debido a la intransigencia y la necedad de los frailes, las revueltas no tardaron en estallar y los nativos se levantaron contra la ocupación española.
    El capitán Damián de Explana sofocó con dureza el levantamiento y en 1.690 estableció definitivamente la soberanía española en todo el archipiélago.
    En 1815 se estableció en la isla de Agrigán una colonia con liderazgo ingles y mayoría de norteamericanos y hawaianos, pero la llegada de tropas españolas hizo que los intrusos tuvieran que evacuar la isla.
    En el siglo XIX España estableció en las islas un gobierno regular y un presidio, cuyos penados provenían en su gran mayoría de las islas Filipinas. Estos presos eran obligados a trabajar en la construcción de infraestructuras en las islas.
    La colonia española duró 230 años, hasta la Guerra hispano-estadounidense de 1898, cuando España perdió a favor de Estados Unidos la isla de Guam -Tratado de París, 1898-. Al año siguiente (17 de noviembre de 1899) el gobierno español firmó un tratado con Alemania por el cual las islas Marianas, Carolinas y Palaos pasaban a manos de esta nación por el precio de 25 millones de pesetas. 
    Maug island, entre 1909 y 1912, fue arrendada a una compañía privada por las autoridades alemanas, con el propósito de recolectar plumas de pájaros para el mercado japonés y europeo.
    En octubre de 1914 los tres archipiélagos fueron ocupados por los japoneses, quienes no encontraron la menor resistencia. Por el Tratado de Versalles, Japón recibió las islas en mandato de 1919 a 1945, a excepción de Guam, que EE.UU. había arrebatado a España en 1898. 
    Durante la segunda guerra mundial, la Isla de Maug fue utilizada primero, como fondeadero por los corsarios alemanes de superficie que operaban en el Pacífico y ya en 1941, los japoneses instalaron una estación meteorológica.
 La isla de Guam fue ocupada por los japoneses en 1941. En 1944, los norteamericanos reconquistaron la isla tras sangrientos combates.
 
Maug Island en la actualidad.-
    14 de las islas —Rota, Aguijan, Tinian, Saipán, Farallón de Medinilla, Anatahan, Sarigan, Guguan, Alamagan, Pagan, Agrihan, Asunción, Maug y Farallón de Pájaros— forman la Commonwealth of the Northern Mariana Islands —CNMI— bajo el control de EE.UU., mientras que Guam es, sin eufemismos, una colonia de EE.UU. Actualmente sólo están habitadas Alamagan, Saipán, Tinian y Rota.
    El 6 de enero de 2009, el Presidente Bush, decretó que la isla Maug formara parte del “Marianas Trench Marine National Monument” (área protegida). Con todo, hay muchos detritus, principalmente restos de artes de pesca.
 
    En la isla, el mejor fondeadero está situado aproximadamente en el centro de la caldera,  a medio camino entre el extremo oeste de la isla Norte y la punta SW de la isla Este, en profundidades entre 20 y 40 brazas. El fondo en esta zona es casi todo de roca o de lava aunque hay algunas zonas de arena y algas,  las menores sondas son de 13 y 11 brazas roca.
 
    Se puede desembarcar con relativa facilidad —dependiendo del viento y la mar de leva— cerca del extremo norte de la costa oeste de la isla Este. 
    Hay anomalías magnéticas en la zona (W 3° cerca de la isla este y  W 7° cerca de la isla oeste) que cesan a 10 millas de distancia.
 
    La isla tiene un clima tropical marino estacional, moderado por los vientos alisios del NE. Hay poca variación de temperatura estacional. La estación seca va de diciembre a junio y la temporada de lluvias de julio a noviembre, coincidiendo esta última con los meses de más riesgo de Tifones, siendo agosto el peor de ellos. No obstante, en esta parte del Pacífico Norte, pueden formarse Tifones en cualquier mes del año. Por otro lado, se ha citado a otra isla del archipiélago, Saipán, como el lugar con la temperatura más estable del mundo.
 
    Un reportaje de Román Sánchez Morata, 25-06-2012
 
Fuentes:
https://www.pacificworlds.com
https://www.vulkaner.no
https://www.oceandots.com
https://en.wikipedia.org 
https://www.taotaotasi.com
Pacific Islands pilot Vol.I
Carta del Almirantazgo nº 910.
 
 
12.06.2012 15:06

 

    Ubicada en la parte sureste del Mar Caribe, en latitud 11°51' norte y longitud 64°36' oeste, a unas 170 millas al oeste de Grenada, a 182 millas  al NE de Caracas,  a un poco más de 100 millas al este de Orchila, a cerca de 60 millas al NW de Isla de Margarita y a 8 millas escasas al WNW de las pequeñas islas Los Hermanos.

    La Blanquilla es una isla perteneciente a la República Bolivariana de Venezuela, administrada como una Dependencia Federal. Tiene, aproximadamente, 64,53 km² (6.453 hectáreas) de extensión (9,5 km de longitud por 8,5 de anchura). Es una isla baja con una altura máxima de 30 metros sobre el nivel del mar. El perímetro de la costa es de, aproximadamente, 25 km. Conocida por sus playas de arena blanca (de ahí su nombre), actualmente es un parque natural y está prohibida la pesca con fusil. Hay un apostadero de la Armada venezolana y una pista de aterrizaje.      

                              

    La isla es casi totalmente virgen, en su más puro estado natural, no posee agua dulce y el clima es seco. Tiene forma de punta de flecha y está constituida principalmente por piedra caliza. Catalogada como una isla encantadora por sus playas de agua azul turquesa y sus arenas de color blanco, también posee arrecifes de coral de poca profundidad con mucha biodiversidad y gran riqueza de vida subacuática, es por esto que se hace ideal para practicar el snorkeling y el buceo.

    En sus tranquilas aguas es posible observar delfines, pequeñas ballenas piloto o golfines, tiburones, rayas gigantes y mantas. Entre las especies coralinas se puede observar el raro coral negro (Antipatharia) que se utiliza en joyería (este coral se encuentra listado en el Apéndice II del Convenio sobre el Comercio Internacional de Especies de Fauna y Flora Salvaje Amenazadas). Una de los atractivos más interesantes de La Blanquilla son las paredes y puentes naturales.

    El terreno más antiguo de la isla se encuentra al oeste, y está formado por rocas de granito que datan del final de la Era Mesozoica (Periodo Cretáceo, 146-65 millones de años) y el principio de la Era Cenozoica (Paleoceno, 65-54.8 millones de años). El resto del territorio consiste de tres terrazas de piedra caliza depositadas sobre la base. Las terrazas más jóvenes están al este de la isla y muestran la fluctuación de los niveles del mar durante el Pleistoceno (Edad Glacial, 1,8 a unos 10.000 años). Se cree que estos cambios de debieron a cambios climáticos durante la glaciación, al levantamiento tectónico de la isla, o a una combinación de ambos fenómenos.
    La flora y fauna de la pequeña isla muestran una mezcla de especies autóctonas e introducidas. La flora es básicamente xerófila con alguna zona de manglares. La fauna incluye iguanas y cachicares (especie de águila pequeña) endémicas, también hay asnos y cabras salvajes y los pájaros de la isla presentan una gran variedad de especies incluyendo las migratorias. 
    La isla carece de servicios públicos y por consiguiente de población fija. Es destino frecuente de turistas tanto nacionales como foráneos, quienes llegan a ella por mar o usando la pequeña pista de aterrizaje construida al este del territorio.
    Pescadores procedentes de I. Margarita, habitan temporalmente en Playa Falucho, al sur de la isla, donde también se encuentran las instalaciones de la Armada y la Guardia Nacional. Tambien hay un faro con un alcance de 12 millas.
    Fondeaderos:
    Playa Falucho, en el sur de la isla. Se puede fondear al este de la cala en fondos de entre 8 y 10 metros. El fondo es coral con manchas de arena.
    Playa Caranton, al oeste de playa Falucho. Se puede fondear al este de la pequeña cala en 6 metros, arena con manchas de coral.
    Playa Yaque, en el SW de la isla. El mejor fondeadero.
    Se puede fondear frente al grupo de palmeras con 5 o 6 metros arena y coral, pero el mejor lugar es al norte de la playa, entre la punta norte y un islote, frente a la playa y a unas ruinas. 
 
 
    Este último lugar es pequeño y sólo caben 2 veleros.
 
    Las corrientes son, en general, de poca intensidad y centradas en la parte oeste de la isla. Son causadas por los vientos alisios del este. Este viento dominante causa también movimientos en las playas de arena, creando “dedos” blancos que se extienden hacia el interior de la isla a lo largo de la costa este. 
 
    La isla fue avistada por Cristóbal Colón durante su tercer viaje en agosto de 1498, quien la bautizó con el nombre de Isla Martinet.
    Se cree que la isla nunca fue habitada, aunque ya en épocas precolombinas fue visitada por amerindios. En ella se han encontrado restos de cerámicas creadas por grupos culturales desconocidos que habitaban el oeste de la tierra firme venezolana. Las pruebas de Carbono 14 de estas piezas revelan que fueron creadas en el año 1150 de nuestra era. Durante la colonia sirvió de descanso para marinos de diferentes nacionalidades e incluso como guarida de piratas, y durante el siglo diecinueve y veinte sirvió como última parada o sitio de encuentro de revolucionarios, como es el caso de la fallida invasión del vapor “Falke” en 1929.
    En junio de 1680, el pirata francés Michel de Grammont junto al colono norteamericano Thomas Paine y un pirata inglés de apellido Wright, toma la isla La Blanquilla y planifica el ataque a Cumaná (Venezuela).
    En 1871 la isla es organizada por el gobierno de Antonio Guzmán Blanco como parte del Territorio Colón, siendo ocupada en 1874 por súbditos holandeses quienes fueron desalojados por el gobierno venezolano poco después.
    En 1938 pasan a formar parte de las Dependencias Federales, creadas por ley en ese año, desde entonces permanece prácticamente deshabitada, excepto por la presencia de una estación secundaria de guardacostas de la Armada Bolivariana de Venezuela, y por pescadores margariteños que la frecuentan en algunas épocas del año.
    En la década de los 80 la isla estuvo, en algunos sectores, alquilada para criar ganado, actividad que se abandonó poco después.
    En la década de los 90 un norteamericano construyo una casa en la Bahía del Americano, casa que todavía sigue en pie.
    La Armada de Venezuela mantiene un pequeño puesto y realiza la vigilancia de sus costas. Están bajo la administración de la Dirección Nacional de Coordinación del Desarrollo Fronterizo y de las Dependencias Federales, un organismo subordinado al Ministerio del Interior y Justicia venezolano.
    Si se pretende caminar por el interior de la isla es indispensable calzar botas y guarecerse con sombrero o sombrilla.
 
    Román Sánchez Morata, 12-06-2012
 
Fuentes:
Wikipedia
Venciclopedia
https://www.explore-yachts.com
https://www.mipunto.com
https://www.ecured.cu
https://www.venezuelaexotica.com ,
https://earthobservatory.nasa.gov
https://www.caribsurf.net
Cruising guide to Venezuela and Bonaire
Archivos propios.

 

20.05.2012 12:53

  

  Ascensión es una isla de origen volcánico situada en el océano Atlántico Sur a medio camino entre África y América, a 700 millas al noroeste de Santa Helena. En la derrota a vela desde Ciudad del Cabo a Europa o Norteamérica.  

    En algo más de 90 km2 de superficie, existen 44 cráteres. La última erupción tuvo lugar en el siglo XV. La mitad oriental de la isla es montañosa con la máxima altura de la isla: Green Mountain 859 metros.

    No existen cursos permanentes de agua. El clima está marcado por los vientos alisios del SE que soplan moderadamente durante casi todo el año. En consecuencia el régimen pluvial es escaso (142 mm anuales), siendo abril el mes más lluvioso. La temperatura media anual es de 26º.

    Anualmente acuden a desovar desde Sudamérica las tortugas verdes (Chelonia mydas). La isla es hábitat de numerosos pájaros marinos, principalmente fragatas y charranes sombríos (Sterna fuscata) denominados localmente wideawakes. También está colonizada por numerosos cangrejos.

    Es un Territorio Británico de Ultramar del Reino Unido, que forma una dependencia junto con Santa Helena y Tristán da Cunha. Su capital es Georgetown. El grupo insular se gobierna desde Santa Helena, donde reside el gobernador. En Ascensión le representa un administrador. La fuerza policial de la isla es un destacamento de seis miembros.

    No existe, ni nunca ha existido, población indígena. Los habitantes de la isla comprenden los empleados y familiares de las organizaciones que trabajan en la isla. La población en marzo de 2010 era de 884 habitantes, entre ellos 696 ciudadanos santahelenos, 106 ciudadanos británicos, 70 estadounidenses y 12 de otras nacionalidades.

    Existen cinco asentamientos: Georgetown, con 560 habitantes, es el puerto principal y ejerce de capital de la isla; Cat Hill es la base principal de los Estados Unidos; The Residency, residencia oficial del Administrador; Traveller's Hill, en el centro de la isla, residencia del personal de la base de la RAF y sus contratistas; y Two Boats Village es un área residencial a 5 km de la costa y sede del colegio de la isla. Además hay algunas casas rurales en Green Mountain.

    La economía de la isla se centra en dos ramas de actividad: Por un lado están las actividades de defensa del Reino Unido y de los Estados Unidos. Por otro lado está las telecomunicaciones. En torno a estas dos actividades se mueve el resto de la economía local, dedicada al suministro, manutención y mantenimiento de las personas e instalaciones. El turismo es casi inexistente si exceptuamos algún velero de paso.

    El gallego al servicio de Portugal Juan de Nova descubrió el 25 de marzo de 1501 una isla deshabitada que denominó Ilha de Nossa Senora de Conceiçao. La isla volvió a ser visitada el 20 de mayo de 1503 –día de la Ascensión- por Alfonso de Albuquerque que le impuso el de Ascensión.

    William Dampier sufrió un naufragio en la isla en 1701, y se cree que su barco, el Roebuck, fue la causa de la aparición de ratas en la isla. El capitán Cook visitó Ascensión en 1775. A pesar de todos estos contactos, la isla permaneció deshabitada hasta el siglo XIX, con la excepción ocasional de algunos pescadores de tortugas.

    En 1815, fecha del exilio de Napoleón en Santa Helena, se tomó en consideración la posibilidad de que Ascensión fuera usada como base para un intento de rescate. El resultado fue el envío de dos navíos británicos que anclaron en Cross Bay el 22 de octubre de 1815, y proclamaron la soberanía británica sobre la isla. Desde entonces la isla albergó una pequeña guarnición, restringida por el suministro de agua dulce, que aunque existente es limitada. La isla fue denominada oficialmente por la Royal Navy “HMS Ascensión” con la clasificación de “Sloop de guerra de clase inferior”. El HMS Beagle con Charles Darwin a bordo visito Ascensión en 1836. La ubicación de la isla hizo que la Royal Navy utilizara la isla como una estación de avituallamiento para sus buques, en particular los que se dedicaban a luchar contra los barcos negreros. En 1823 los Royal marines se hicieron cargo de la isla. 

    En 1847 el botánico Joseph Hooker, apoyado por Darwin, propuso al Almirantazgo británico un ambicioso plan para desarrollar la agricultura y la captación de agua. La idea era simple: crear un bosque en las cimas de la isla para que este captara la humedad que transpotan los vientos alisios y, al mismo tiempo, que evitara la erosión causada por el viento y las lluvias ocasionales. El Almirantazgo aprobó el proyecto y a partir de 1850 todos los barcos británicos que hacían escala en la isla, estaban obligados a dejar plantas o árboles, cualesquiera que fuese su procedencia. Para 1870 se notaba ya el cambio. En la planicie, situada cerca de los 800 metros de altura, crecían pinos, eucaliptus, bambú, bananos y otras especies. Con los años el bosque se expandió y se convirtió en un bosque parecido a la laurisilva o selva templada perennifolia. Junto a él se crearon algunos huertos que pronto prosperaron. 

    En 1899 la isla dejó de ser únicamente militar cuando llegó la Eastern Telegraph Company para instalar una estación del cable submarino que une el Reino Unido y Portugal con Sudáfrica con conexiones a Sudamérica y África del oeste.

    En 1922 la armada británica transfirió el control de la isla a la Colonial Office, que a su vez encargó la gestión del día a día a la Eastern Telegraph Company, cuya presencia, como se ha dicho, se remontaba a 1899 y cuyo director actuaba como magistrado residente de Ascensión. Durante la Primera y Segunda Guerras Mundiales fue un importante centro de comunicaciones. En 1942 unos 4.000 militares norteamericanos llegaron a la isla para construir una pista de aterrizaje. Entre 1943 y 1945 más de 25.000 aviones norteamericanos hicieron escala en la isla, camino del norte de África, Europa y Oriente Medio. En 1957 se amplió el aeropuerto y se consolidó la presencia de la USAF. En 1967 se instaló una estación de seguimiento de la NASA. El papel militar de Ascensión también fue importante durante la Guerra de las Malvinas, en 1982.

    En 1964 se nombró al primer administrador de la isla, que así dejó de depender de Cable and Wireless (nombre que la Eastern Telegraph Company adoptó en 1934). En ese mismo año se construyó una emisora de la BBC.

    En 1988 el gobierno británico se planteó el futuro constitucional de Ascensión y sus relaciones con Santa Helena. A su vez los usuarios civiles (BBC y Cable and Wireless) y militares de la isla plantearon su deseo de centrarse en sus propias esferas de actividad y dejar de suministrar servicios a la isla a partir de abril de 2001. Así se inició un proceso de cambio constitucional. El 22 y 23 de agosto de 2002 se llevó a cabo un plebescito entre los residentes en la isla ente las opciones de constituir un consejo interinsular con Santa Helena o uno propio de Ascensión. El consejo de Ascensión obtuvo el 95% de los votos.

    Román Sánchez Morata. 20-05-2012

Vídeo de la fauna de Ascensión y Santa Helena

Nota de 13-12-2013:

    En el mes de setiembre de 2013, se supo que EE.UU tenía o tiene una base de escuchas con la que espiaba a los paises sudamericanos emergentes.

 

Fuentes:

Wikipedia

The Economist 

https://www.tlfq.ulaval.ca/axl/afrique/Sainte-Helene.htm

https://www.ascension-island.gov.ac/ 

https://www.todoatlas.com/

https://www.diariodelviajero.com/aventura/lugares-remotos-ascension-la-isla-de-las-tortugas-verdes

https://www.ascension-island.climatetemp.info/

https://elcomercio.pe

https://www.fabio.com.ar

 

 

13.05.2012 12:33

 

Los Penedos de Sâo Pedro e Sâo Paulo son un grupito de islotes y rocas situados en medio del océano Atlántico (00º55’ N y 029º21’ W). A unas 350 millas al NNE de la isla de Fernando Noronha y a más de 500 millas al NE de Cabo San Roque, en Brasil, país al que pertenecen. Un lugar de mala fama para los navegantes ya que los islotes son muy bajos (18 metros de altura máxima), no se instaló un faro hasta el año 1995 y la corriente, habitualmente, tira hacía el W u WNW con mucha fuerza. Un sitio remoto y desolado que, en ocasiones, apenas sobresale por encima del oleaje. 

                                                         

Las rocas fueron descubiertas accidentalmente por navegantes portugueses: El 20 de abril de 1511, navegando en mar abierto y noche cerrada, se oyó de súbito el rugir de las olas, y antes que fuera posible tomar cualquier providencia, la nave São Pedro, bajo el mando del capitán Manuel de Castro Alcoforado, se encontraba encallada sobre unos arrefices con su fondo destruido. -Libro de las Armadas-

Imagen: www.photos.wikimapia.org

 

Charles Darwin estuvo en ellos en 1832 en su viaje a bordo del Beagle. Julio Verne, aún sin nombrarlos específicamente, en su novela El Chancelor hace naufragar un buque en ellos.También el extraordinario explorador Ernest Shackleton, a bordo del Quest, en 1921 estuvo en estos islotes. En el año 2009 murieron en sus proximidades más de 200 personas como consecuencia de la caída de un Airbus de Air France.

 

 

Hoy en día, los Penedos  ─oficialmente arquipélago de Sâo Pedro e Sâo Pablo─  son un parque natural protegido. Hay un faro, una guarnición militar (Un capitán y un sargento) para afirmar la soberanía brasileña y 4 vigilantes/científicos del parque que se relevan cada 15 días.

 

En mayo de 2010 había un pesquero mediano que hacía las veces de buque de apoyo logístico. Los pájaros y los peces no tienen ningún miedo a los humanos. Si recoges agua con el balde, este se llena de peces y, de vez en cuando, hay que espantar a las decenas de pájaros que se posan en cubierta.

 

 

 

 

 

El archipiélago de San Pedro y San Pablo tiene un área total de aproximadamente 1,2 hectáreas.  Está constituida por 5 islas mayores y numerosos cayos rocosos, a saber:

Isla Belmonte (Sudoeste): 5.380 m²

Isla Challenger (San Pablo, Sudeste): 3.000 m²

Isla Nordeste (San Pedro): 1.440 m²

Cayo Cabral (Noroeste): 1.170 m²

Cayo Sur (Sur): 943 m²

La roca es peridotito serpentinado, siendo la única exposición mundial de manto abisal por encima del nivel del mar.

 

No hay agua potable. Sólo el mayor de los islotes cuenta con vegetación, que es rastrera y escasa. Las demás rocas no poseen ningún tipo de flora. Los roqueríos están habitados por aves marinas, cangrejos e insectos, a quienes sirven de abrigo.

En 1930 se comenzó la construcción del primer faro que se puso en marcha en 1931, pero que fue destruido por un un terremoto en 1933. El siguiente faro, el actual, no se puso en marcha hasta 1995.

Foto de https://ilhadecanavieiras.blogspot.mx : Desembarco de material el 24-09-1930

 

Foto: www.mar.mil.br

    

    Román Sánchez Morata. 13-05-2012

 

Vídeo en portugués

 

Atlantic Blues

TRINDADE

    Fuentes:

    Roteiro da costa este do Brasil

    Wikypedia

   https://ilhadecanavieiras.blogspot.mx

    Archivos propios

 

 

Elementos: 21 - 27 de 27
<< 1 | 2 | 3